¡“MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCIÓN”; LA MANZANA PODRIDA!

-Publicidad-

Tiene razón la señora María Amparo Casar, presidente ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción, cuando considera como “muy grave” que desde la tribuna presidencial se anuncie una cacería fiscal contra las empresas que financian la asociación civil que ella preside.

En efecto, la persecución planteada por López Obrador no es otra cosa que un acto ilegal, contrario a los principios de la legalidad, la democracia y que pintan de cuerpo completo al dictador en que se convirtió AMLO.

-Publicidad-

TE PUEDE INTERESAR | ¡SI ACTÚA COMO DICTADOR, ES QUE AMLO ES DICTADOR!

También es cierto que, como dijo la señora Casar en entrevista para MVS, la organización que preside “está obligada a reportar los recursos que recibe, pero los nombres de las empresas y personas físicas están resguardados por la Ley de Datos Personales”. 

Y es mayor el agravio si recordamos que Mexicanos Contra la Corrupción es una organización que ha tenido la iniciativa, los recursos y los profesionales necesarios para investigar y exhibir algunas de las mayores y más graves irregularidades cometidas por el dictador López Obrador.

Sí, frente a la dictadura de AMLO, Mexicanos Contra la Corrupción es una organización fundamental para salvar la democracia y para exhibir la montaña de deshonestidad sobre la que se construyó el nuevo gobierno.

Sin embargo, una de las mayores “manzanas podridas” de Mexicanos Contra la Corrupción es, curiosamente, su presidenta ejecutiva, la señora María Amparo Casar.       

¿Y, por qué es la mayor “manzana podrida” de MCCI?

¡Perogrullo; porque es “una manzana podrida!”. ¿Lo dudan?

1.- Hoy, con toda razón, la señora Casar grita que ella y Mexicanos Contra la Corrupción, son víctimas del tirano Obrador. Pero la señora olvida que ella, en tanto subsecretaria de Gobernación, en el gobierno de Vicente Fox y de Santiago Creel al frente de Gobernación, hizo todo lo que hoy critica.

2.- Sí, son muchas las historias de sus presuntas corruptelas. Una joya, a manera de ejemplo. La señora Amparo Casar llevó como directora del Instituto Mexicano de la Radio, a su amiga, la hermana de Santiago Creel, quien sabía de Radio y de medios, algo más que nada.

3,- Más; la doble moral y el oportunismo de la “manzana podrida” llamada Amparo Casar, está en miles de horas de videos del programa Primer Plano, de Canal Once de Televisión; decenas de testimonios en los que la directora Ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción defiende, justifica, apoya y hasta llama a votar por AMLO. Sí, igual que Lorenzo Meyer, la vergüenza de El Colegio de México.

4.- Pero la señora Casar no sólo defendió y promovió al candidato Obrador, sino que elogio sin límite al presidente López. ¿Lo dudan?

Al cumplirse los primeros cinco meses del gobierno de Obrador, Javier Solórzano entrevistó a la señora Casar, quien hizo el siguiente diagnóstico, vergonzoso, del presidente Obrador, el mismo que hoy persigue a Mexicanos Unidos Contra la Corrupción.

Así lo dijo: “Hay una buena noticia; tenemos a un presidente con gran legitimidad democrática, ganada “a chanclazo” por todo el país durante muchos años… con un empeño característico del quien es hoy presidente… el licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Creo que es un hombre consistente que no nos ha engañado, salvo un caso, el de la Guardia Nacional, ahí sí la desmilitarización no se está llevando a cabo… fuera de esa inconsistencia veo pocas… es un hombre que dijo qué iba a hacer, cómo lo iba a hacer y yo concuerdo con sus tres objetivos fundamentales; lucha contra la corrupción, lucha contra la inseguridad y lucha contra la vergonzosa inequidad o desigualdad…”.

Sí, eso dijo la señora Casar.

5.- Pero si alguien sabe que existe la “justicia poética”, es la “manzana podrida” llamada María Amparo Casar. ¿Por qué?

Porque curiosamente, la señora Casar hoy es víctima de sus propias intrigas mediáticas.

Resulta que sus amigos del semanario Proceso, los que por años usaron sus dizque investigaciones “contra la corrupción” para golpear a los gobiernos de Calderón y Peña, hoy le dedicaron el mayor golpe mediático.

Sí, el mayor “mastín” de Proceso –un costoso perro a sueldo–, difamó a Mexicanos Contra la Corrupción, para complacer a su amo de Palacio.

Así, el “canino mediático” puso en duda la integridad de las empresas que financian a Mexicanos Contra la Corrupción. Se trató de un golpe que pidió Palacio y que utilizó el presidente Obrador para iniciar el “terrorismo fiscal” contra los empresarios que, de manera legítima, exhiben las raterías presidenciales.

Y es un acto de “justicia poética”, porque en mayo de 2018, en un intento por congraciarse con el seguro ganador de la presidencial de ese año, la señora María Amparo Casar y el también oportunista Luis Carlos Ugalde, inventaron un supuesto informe de periodistas críticos de AMLO, a los que supuestamente sobornaba el gobierno de Peña Nieto.

El informe se llamó “Dinero bajo la mesa” y era un listado de periodistas dueños de medios digitales a los que el delirio de la señora Casar y el señor Ugalde, suponía empleados de Peña Nieto.

Como siempre, el semanario Proceso hizo lo que le pidió Obrador y, de esa manera, los periodistas –incluido el autor de este espacio–, fuimos difamados, calumniados y estigmatizados.

Entonces no le interesó a la señora Casar y al señor Ugalde la difamación, la calumnia y menos que se exhibieron los nombres de las empresas y sus dueños, a pesar de que se violentó la Ley de Datos Personales.

De manera maniquea, la señora Casar y el señor Ugalde intentaron congraciarse con el futuro presidente, a cambio de difamar, calumniar y satanizar a periodistas que tenían y tienen mayores audiencias que muchos programas de la televisión privada y oficial y que no pocos diarios.

Nada importó, el objetivo era congraciarse con Obrador y el pecado era ser “periodistas-empresarios”; el agravio era “ser independiente de los grandes medios” y, sobre todo, “ser periodistas críticos”.

Curiosamente, los carniceros de ayer, como la señora Amparo Casar y como el señor Ugalde, son las reses de hoy.

Y no, ni Ricardo Alemán ni sus espacios digitales –que nacieron hace más de 25 años–, murieron al finalizar el gobierno de Peña Nieto. Más aún, hoy hemos crecido y nos consolidamos como algunos de los medios más críticos del dictador López Obrador

Sí, espacios como www.laotraopinión.com ; como @contrapesoC ; como www.letraroja.com y como @filmsteria, siguen y ya tienen un lugar en el espectro digital.

Y sí, la “manzana podrida” de Mexicanos Contra la Corrupción, la señora Casar, terminará por agusanar a Mexicanos Contra la Corrupción, si no es extirpada a tiempo.

Al tiempo.