La Iglesia exhorta a los mexicanos a no temerle al COVID-19

En la celebración, como cada domingo, el arzobispo primado de México oró por los enfermos y fallecidos de Covid-19, así como por los médicos y enfermeras que cuidan de ellos

Especial
-Publicidad-

La Arquidiócesis Primada de México que encabeza el cardenal Carlos Aguiar Retes, pidió a los fieles católicos no tener miedo ante la pandemia de Covid-19, que “nos ha puesto en un terreno más movedizo que el habitual”.

La situación no es sencilla, sin embargo, “cuando se ve el fondo del túnel sin saber lo que nos espera; cuando avanzamos, pero el monstruo sigue detrás; cuando no ha pasado la tormenta y ya comienza la inundación, es urgente tener firmeza en quien ha vencido a la muerte: ¡No tengamos miedo!”, expuso en la editorial que publicó en el semanario Desde la Fe, su órgano de difusión.

-Publicidad-

Recordó que debido al nuevo coronavirus “hemos visto la saturación de estructuras sanitarias en muchas partes del mundo, el incremento en los índices de desempleo, criminalidad, carestía y una gran cantidad de riesgos”.

Añadió que el confinamiento y sus múltiples consecuencias abren cuestionamientos que necesitan respuestas claras, entre ellos “¿qué aprendizajes nos deja toparnos con un enemigo así de invisible y errático?, ¿qué caminos tomaremos para fortalecer las relaciones familiares ante situaciones de tanto riesgo?, ¿qué modelos laborales, de convivencia, de ocio, de movilidad debemos asumir?, ¿qué nuevos esquemas deberán ser ordinarios en la política, la economía, la promoción de la cultura, las relaciones internacionales?”.

TE PUEDE INTERESAR | En realidad habría más de 60 mil casos de COVID-19 en México

En tanto, en la misa a puerta cerrada que el cardenal Aguiar Retes celebró en la Basílica de Guadalupe, pidió a la feligresía emprender su misión como Iglesia “creyente para renovar nuestra sociedad y demos testimonio intenso y convincente de los valores fundamentales de la fe cristiana: La verdad, la libertad, y la justicia”.

En la celebración, como cada domingo, el arzobispo primado de México oró por los enfermos y fallecidos de Covid-19, así como por los médicos y enfermeras que cuidan de ellos.