UNA NUEVA CONTRADICCIÓN DE LA 4T 

-Publicidad-

Cada día que pasa, nos enteramos de una nueva contradicción en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, situación que lleva a pensar que fue lo que llevó a treinta millones de incautos a elegir semejante fiasco.

En esta oportunidad, es el tratado de libre comercio, signado en época de Carlos Salinas de Gortari con Estados Unidos y Canadá lo que da de qué hablar.

-Publicidad-

En su momento, dicho convenio comercial multinacional, daba pie a la chairiza a decir que Salinas era poco menos que un traidor a la patria, porque de esta manera, hipotecaba el futuro de la patria, al poner a competir a las empresas mexicanas con sus homólogas de América del Norte.

Incluso, aunque suponemos que no es parte del acuerdo comercial, el gobierno federal anunció su disposición para abrir a la participación empresarial las áreas de luz, gas y petróleo, situación que también antaño llevaba a los babeantes seguidores del hombre de la Chontalpa a exclamar que se dilapidaba la riqueza nacional, rematándola al mejor postor.

Empero, la chairiza al tratarse de López Obrador, ahora dice que el acuerdo de libre comercio y la participación privada en las áreas energéticas, son consecuencia de la actitud visionaria y comprometida de López Obrador, que con su genio y sensibilidad, pudo encontrar tales alternativas para nuestro país.

Pero en ambos casos, solo consiguen poner de manifiesto las marcadas limitaciones que aquejan al gobierno federal y particularmente al jefe del ejecutivo.

Andrés Manuel López Obrador es una de las mas grandes decepciones que el pueblo mexicano ha experimentado, al defraudar las gigantescas expectativas depositadas en él.

Esperemos que esta desilusión sea la piedra de toque que propicie la reflexión y el cambio de opinión entre las grandes masas de nuestra población, que lleve a optar por otras alternativas electorales en 2021, término en el que todavía estaríamos a tiempo para poder cambiar de opinión y tomar un rumbo diferente al que llevamos en la actualidad.

Ojalá y asi sea, porque de lo contrario, la eternidad no va a tener suficiente tiempo para que nos podamos liberar de las cadenas que nos atenazan y que nos mantienen prisioneros de la mal llamada cuarta transformación.

Dios, Patria y Libertad