Segundo informe: 4T ha censurado la libertad de expresión para encubrir corruptelas de AMLO

¿En realidad hay libertad de expresión en un gobierno autoritario y corrupto cuyo estulto y sátrapa presidente busca perpetuarse en el poder?

Especial
-Publicidad-

Durante años, Andrés Manuel López Obrador aplaudía investigaciones periodísticas en las que se revelaban escándalos de corrupción en pasadas administraciones.

Con ello, fue armando su campaña electoral prometiéndole a los mexicanos que su gobierno sería distinto, que acabaría con la corrupción y enjuiciaría a los expresidentes.

-Publicidad-

Así fue adquiriendo popularidad, credibilidad y un enorme apoyo social que se vio reflejado en su contundente victoria en las pasadas elecciones presidenciales de 2018.

Sin embargo, una vez en el poder, el mandatario tabasqueño reveló su verdadera faceta de intolerancia en especial contra los los medios de comunicación y críticos del gobierno. 

Y es que todas las mañanas desde Palacio Nacional, Andrés Manuel ha lanzado ataques y difamaciones contra quienes no piensan igual que él. Asimismo, ha rematado contra periodistas críticos de su gobierno, y ha llegado a decir que en México ya no hay profesionalismo, ni ética en el periodismo.

Te puede interesar | “Falsarios e hipócritas” llama Obrador quienes señalan censura en su gobierno

Las investigaciones periodistas contra el actual gobierno han revelado todas las corruptelas, la opacidad, las irregularidades y los malos manejos que envuelven a la 4T.

Como ejemplo, tenemos la investigación periodística de Carlos Loret de Mola quien reveló que el actual director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, está involucrado en un conflicto de interés, ya que omitió mencionar en su declaración patrimonial que cuenta con 23 casas de lujo en las zonas de mayor plusvalía del valle de México, y que con ello ha amasado una fortuna que supera los 800 millones de pesos.

A pesar de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigaría este caso, al final exoneró a Bartlett Díaz al señalar que “no había corrupción”.

El ejemplo más reciente es el escándalo de corrupción protagonizado por el hermano de Andrés Manuel, Pío López Obrador, quien fue captado recibiendo dinero durante al menos un año y medio dinero del operador político del gobierno de Chiapas para construir la campaña con la que Andrés Manuel ganó la presidencia.

Ésta y muchas investigaciones más han revelado como este gobierno resultó no ser tan transparente y honesto como presumía.

También puedes leer | Censura de AMLO a revista Nexos recuerda al “no les pago para que me peguen” de López Portillo 

Es por ello, que AMLO ha orquestado muchos ataques para tratar de silenciar a todas esas voces críticas que cuestionan su forma de gobernar; ya sea desde campañas de bots para difamar a los periodistas, que sus seguidores increpen e insulten a los comunicadores o incluso amenazar de muerte a sus críticos como ocurrió en mayo pasado cuando el diario Reforma, el cual recibió una llamada de un supuesto fanático de la 4T amenazando con “volar” sus oficinas.

Por otro lado, el ataque más reciente de este gobierno a la libertad de expresión es la iniciativa realizada por el diputado de Morena de la CDMX, Eleazar Rubio, quien propuso castigar y multar a todos aquellos periodistas para que dejen de hacer investigaciones, esto bajo el argumento de que los comunicadores sólo se deben limitarse a que difundan la información presentada por las autoridades ministeriales.

Por otro lado, López Obrador no se ha cansado de decir cual es su ideal de periodistas, el cual asegura deberían ser “independientes” ; sin embargo a lo que en realidad se refiere es que haya comunicadores afines a su movimiento corrupto quienes no cuestionen su forma de gobernar y al mismo tiempo aplaudan como focas amaestradas todas sus locuras y estulticias.

Te puede interesar | Así se quejaba AMLO de las “censura” en internet, hoy él busca “controlar” a FB y TW

Por ello, se tiene la conclusión de que en el gobierno de AMLO o estás a favor o estas en contra.

Si un comunicador decide unirse a la corrupta 4T es premiado y se gana la simpatía de AMLO; tal es el ejemplo de 

Julio Hernández López quien, junto con Epigmenio Ibarra y Federico Arreola, organizaron una campaña de persecución en contra de Ricardo Alemán, uno de los comunicadores críticos de la 4T, y como recompensa recibió la  dirección editorial de la empresa radiofónica Grupo Radio Centro y compañía televisiva La Octava, la cuales son casa de propaganda de este gobierno.

De lo contrario, si un periodista critica la corrupción, las tropelías y denuncia las cosas malas de este gobierno es perseguido, acosado, difamado, amenazado y censurado.

El ejemplo más reciente es el de la revista Nexos.

Para ello, la Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilitó por dos años esta casa editorial del periodista Héctor Aguilar Camín, uno de los críticos de Andrés Manuel, por supuestas irregularidades en su financiamiento.

Asimismo, esta es la lista de aquellos periodistas quienes fueron censurados por esta 4T corrupta:

Callo de Hacha (Radio Fórmula)

Carlos Alazraki (ADN 40)

Carlos Elizondo (Excélsior)

Carlos Loret de Mola (Televisa, Radio Centro)

Carlos Marín (Milenio)

Carlos Ramos Padilla (ABC Radio)

Eduardo Torreblanca (Grupo Siete)

Fernanda de la Torre (Milenio)

Guadalupe Juárez (Radio Centro)

Irma Pérez Lince (Canal Once)

Héctor Aguilar Camín (Revista Nexos)

Javier Solórzano (Canal 11)

Jesús Martín Mendoza (Radio Centro)

Joel Ortega (Milenio)

Jorge Ramos Pérez (El Universal)

Juan Francisco Castañeda (Radio Centro)

Pedro Ferriz de Con (Grupo Siete)

Ricardo Alemán (Canal Once y Televisa)

Ricardo Gómez (El Universal)

Ricardo Rocha (ADN 40)

Rubén Cortés (La Razón)

Sergio Sarmiento (Radio Centro y ADN 40)

Víctor Trujillo (Brozo) (Al Aire Libre)

¿En realidad hay libertad de expresión en un gobierno autoritario y corrupto cuyo estulto y sátrapa presidente busca perpetuarse en el poder?

 

Con información de Político.mx y El Universal

MSA