Se multiplican los feminicidios; AMLO culpa al neoliberalismo

Especial
-Publicidad-

La 4T está en serias dificultades. No tiene respuesta frente a la indignación, pocas veces vista con tanta intensidad, por los brutales feminicidios que han ocurrido en México.

El asesinato, tortura y violación de Fátima Cecilia Aldriguett Antón, siete años, en la Ciudad de México, agrega una pincelada a este cuadro de horror que se ha configurado con asesinatos como el de IngridAbril y otras muchas mujeres. La barbarie no se detiene.

-Publicidad-

* Es un axioma —verdad que no necesita ser comprobada— que el presidente López Obrador no se siente cómodo con el tema. Ya alguna vez se salió de sus casillas por la insistencia en hablar de asesinatos de mujeres. Ayer le echó la culpa de la muerte de Fátima al neoliberalismo. Sí, leyó usted bien, al neoliberalismo.

“Se cayó en una decadencia. Fue un proceso de degradación progresivo, que tiene que ver con el modelo neoliberal”, dijo el Presidente de la República, en la mañanera. No fue el único. Por allí apareció un “lambiscón”, como diría Muñoz Ledo, que lo secundó. Hablamos del senador de Morena, Martí Batres: “Es cierto. El feminicidio, como se conoce en nuestros días, es producto del neoliberalismo. Ciudad Juárez lo demuestra. Trabajadoras de las maquilas fronterizas, lejos de sus ciudades de origen y de sus maquilas, sin red de protección social”, escribió en Twitter.

No, señores. Los asesinatos de mujeres no derivan de un modelo económico que ya se fue. Se producen por la incompetencia, la negligencia y el “importamadrismo” de autoridades locales y federales que le están fallando a los mexicanos. Ahora quieren resolver la muerte de Fátima con una recompensa de dos millones de pesos a quien dé información sobre el verdugo de la niña.

Ya se fue el neoliberalismo, pero las estadísticas siguen al alza. En México se mueren diez mujeres al día. Hay 90 homicidios cada 24 horas. Un desastre de dimensiones dramáticas. El gobierno de AMLO lleva más de 14 meses y medio en funciones. Ya ganó una medalla de oro. La del año más violento: 2019. Y al paso que vamos, el 2020 va para peor. Me atrevo a pronosticar que no podrán controlar la violencia que enluta a los mexicanos y que el Presidente, que prometió resultados para diciembre de este año, pedirá otra prórroga.

Fátima fue sustraída de su escuela el pasado 11 de febrero por una mujer desconocida, cuya fotografía está por todos lados. Nadie sabe, nadie supo. ¿Y las autoridades de su escuela? Cuatro días después, el cuerpo de la niña fue encontrado en una bolsa en la alcaldía de Tláhuac. Había señales de tortura y violación. Su desaparición fue reportada de inmediato a las autoridades capitalinas, según familiares de Fátima. Trataron de poner una denuncia ante el MP de esa alcaldía. No les hicieron caso. Hay que esperar 72 horas, les dijeron.

Para acabarla de amolar, la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, dijo públicamente que tanto la madre como el padre de Fátima están afectados de sus facultades mentales.

Aunque fuese cierto, no era momento de hacerlo público.

Llegó la hora de que las autoridades se apliquen. Nadie está a salvo de la brutalidad. Hago mías las palabras de la madre de Fátima: “No estoy loca. Cada uno de ustedes que se burle, mañana pueden ser sus hijas…”.

Te puede interesar | GRACIAS A OBRADOR, “LA MUERTE TIENE PERMISO”

* Tremendo espaldarazo el que le dio el presidente López Obrador a Pedro Haces Barba, secretario ejecutivo de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM). Apadrinó, con su presencia en el Décimo Congreso Nacional de esa central obrera, al dirigente sindical y líder de Fuerza Social por México, quien mostró músculo y convocatoria entre la clase política.

Haces le devolvió la cortesía. Le dijo al Presidente de la República que la CATEM será “aliada permanente” de la Cuarta Transformación. Al acto asistieron la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde (llegó tarde); el senador de Morena, Ricardo Monreal; el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat; empresarios, deportistas, líderes sociales y muchos otros legisladores de distintos partidos.

El senador Napoleón Gómez Urrutia se retrasa en la carrera por convertirse en el Fidel Velázquez de la 4T…