Mario Delgado pagó 16 mil pesos en el hospital privado

Durante una conferencia de prensa en San Lázaro, el morenista admitió que sí se atendió en el hospital ABC de la Ciudad de México

Mario Delgado
Especial
-Publicidad-

Después de que el diputado federal por Morena, Mario Delgado, fue captado recibiendo atención médica en el hospital privado ABC –y no en el Insabi, como le ha solicitado a la población que lo haga–, éste no tuvo otra opción, más que reconocerlo.

Fue en conferencia de prensa, donde Delgado Carrillo admitió que pagó 16 mil pesos por un chequeo en la prestigiosa clínica antes mencionada, la cual se ubica en la Ciudad de México. 

Cabe señalar, que este miércoles, el legislador del partido oficial fue captado in fraganti mientras se encontraba en el hospital ABC de Observatorio.

Tal acción del diputado discrepa con sus pugnas y defensas para que todos los funcionarios se atiendan en el ISSSTE. Pero en un acto que podría considerarse cínico, no se sorprendió cuando los periodistas le preguntaron sobre su asistencia al nosocomio privado.

Delgado admite asistencia a hospital ABC 

Durante la comparecencia que se convocó este miércoles en San Lázaro, para  informar sobre las actividades legislativas de la bancada del partido oficial, Mario Delgado contestó sonriendo el siguiente cuestionamiento.

“¿El check up le costó 16 mil pesos?, ´no me estoy atendiendo nada en particular´, adujo y negó que en el ISSSTE exista el servicio de chequeo preventivo, ´en el ISSSTE no hay check up´”, informó La Jornada

Conforme avanzó la sesión de preguntas y respuestas el morenista evadió el tema. No obstante, de camino al salón de plenos de la Comisión Permanente en la Cámara Baja, le comentó a la reportera que le preguntó, con una sonrisa socarrona: “No tiene check up el ISSSTE. No”.

A lo que la comunicadora le reviró: “Cómo no, usted hace su cita y le dan la atención”.

Con este tipo de acciones, queda claro que todos los morenistas se rigen por una doble moral, ante la ciudadanía defienden el Insabi y los demás servicios públicos de salud; pero en privado sacan su lado “fifí” y lo reconocen sin ningún recato.

Con información de La Jornada