La SEDENA es más letal con AMLO

“Abrazos no balazos”, la frase que inmortalizó AMLO antes de llegar al poder y que nos dio falsas esperanzas a los mexicanos, puesto que pensamos irónicamente que acabaría con la violencia

0
80
Especial

Tras confirmarse que un elemento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), mató al guatemalteco Elvin Mazariegos Pérez en la frontera sur de México, en un hecho que la dependencia atribuyó a “una reacción errónea”; se podría especular que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es más letal que los anteriores.

Pese a que el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval calificó el hecho como un “error”, la situación actual de las Fuerzas Armadas al servicio y capricho del titular del Ejecutivo, nos preocupa bastante. Ya que acatarían ciegamente cualquier orden de AMLO para beneficio propio; violando derechos humanos sin importar el derramamiento de sangre.

Lo curioso aquí, es que las fuerzas castrenses y su titular, siempre terminan justificando su abuso de poder y afirman que actúan de tal modo para “repeler una agresión”. 

Dicho lo anterior, el diario español El País, realizó un reportaje sobre el caso de unos soldados que fingieron un “enfrentamiento” para encubrir una ejecución. “El caso”, se dice en el reportaje, “apenas salió en la prensa, no llamó la atención. Un enfrentamiento más, dos muertos a cuenta de la guerra contra el narcotráfico”.

“El Ejército nos dice que eran agresores y le creemos. ¿Qué evidencia tienen de ello? Parece que ninguna: en Intersecta le preguntamos a la SEDENA, en una solicitud de acceso a la información pública, qué pruebas tenía de que cada uno de los casi cinco mil enfrentamientos en los que han participado sus elementos en los últimos catorce años eran, efectivamente, “agresiones”; sucesos —como los definen en la Secretaría— en los que el “personal militar se vio compelido a utilizar su armamento de cargo para repeler una agresión real, actual e inminente, sin derecho, que ponía o podría poner en peligro la vida o integridad física de personas ajenas o de uno de ellos”. ¿La respuesta? Ninguna.

TE PUEDE INTERESAR | “Son admiradores de García Luna”: AMLO ataca a Gómez Leyva y Carlos Marín

No olvidemos que en Nuevo Laredo, el pasado 3 de julio, el Ejército asesinó a 13 personas. Gracias a un video hecho público por El Universal, se logra apreciar cómo los uniformados balearon una camioneta inerme. Cuando los soldados se dieron cuenta de que un hombre dentro del vehículo seguía vivo, uno de ellos gritó “mátalo a la verga”. Lo que llama la atención, es que no hubo ni un solo soldado muerto. Solo hubo civiles fallecidos. Si es que empezó como una agresión, terminó en una masacre. Juzgaron y ejecutaron, sin más.

Entonces, ¿qué hay del caso de Victoria Salazar? Una salvadoreña que murió en manos de la policía de Tulum y que el caso sigue impune.

De acuerdo con Animal Político, la apuesta por las capacitaciones de las Fuerzas Armadas en materia de derechos humanos no es, en realidad, nueva. La misma Corte Interamericana de Derechos Humanos le instruyó al Estado mexicano, en 2010, capacitar a las Fuerzas Armadas para evitar que se repitieran injusticias como las que padecieron Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú, dos mujeres Me’Phaa que fueron torturadas por elementos del Ejército en 2002.

Abrazos no balazos”, la frase que inmortalizó AMLO antes de llegar al poder y que sucumbió en el pueblo mexicano, puesto que pensamos irónicamente que acabaría con la violencia en el país; sin embargo, la violencia es más latente día a día y a intereses del Estado.

SG