UIF va contra quienes protestan en la presa La Boquilla, en Chihuahua

Al parecer la UIF es utilizada como instrumento de venganza de López Obrador, lo cual es verdaderamente preocupante

Especial
-Publicidad-

La Secretaría de Hacienda, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), realizó el bloqueo de 50 cuentas bancarias ligadas a los políticos de Chihuahua que participaron en la toma de la presa La Boquilla en Chihuahua, entre ellos el exgobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza.

En un comunicado, el organismo informó que también congeló las cuentas de Salvador Alcántar, presidente de la Asociación Estatal de Usuarios de Riego de Chihuahua, y Eliseo Compeán, presidente municipal de Delicias, en esa entidad.

-Publicidad-

De acuerdo a la información, el bloqueo se efectuó por detectar movimientos irregulares en el sistema financiero nacional.

Por su parte, el municipio de Delicias dio a conocer que le fueron canceladas 44 de sus cuentas; la Sociedad de Responsabilidad Limitada Río Conchos, reportó seis; la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH) reportó una más, así como la cuenta personal de Salvador Alcántar presidente de este mismo organismo.

Al respecto, el presidente municipal Eliseo Compeán informó que el bloqueo de estas 44 cuentas, impide la operatividad de muchos de los servicios que presta el Ayuntamiento a la ciudadanía, impacta al gasto corriente y en el ingreso propio, toda vez que muchas de las contribuciones se realizan vía transferencia.

Te puede interesar | Pide AMLO intervención de FGR tras toma de presa La Boquilla por campesinos

No obstante, la dependencia desmintió los bloqueos de las cuentas de los municipios de Delicias y Rosales, con el fin de garantizar el salario de los trabajadores de las alcaldías.

“Cabe señalar que la UIF no ha bloqueado las cuentas de los municipios de Delicias y Rosales por lo que las operaciones de los mismos están garantizadas así como los derechos de salario de los trabajadores”.

Con esto no queda duda de que López Obrador y Alfonso Romo andan muy enojados de que les tienen detenida su gran transa billonaria con el agua de Chihuahua, por lo que utilizan a la UIF como instrumento de venganza. 
A López Obrador nadie le hizo nada cuando quemó pozos y bloqueó Reforma durante meses, quebrando cientos de negocios. En fin, aquí hay una dictadura.
AIS