Octubre rojo

Especial
-Publicidad-

Hoy se publica la balanza comercial al mes de octubre. Es el primer dato relevante cada mes, aunque previamente se conocen algunos que indican comportamiento sectorial, como la producción automotriz (en los primeros tres días del mes), las ventas en tiendas de autoservicio (hacia el 5), y la producción de petróleo (después del 20). También se publican datos de asegurados del IMSS, que aproximan muy bien el empleo formal, hacia el día 15.

Aunque todos estos datos son relevantes, la balanza comercial es mucho más importante para entender el comportamiento de la economía en su conjunto. Ahí vemos, en las importaciones, de qué tamaño es el crecimiento de la economía; en las importaciones de bienes de capital, una buena aproximación a la inversión; en las exportaciones, un indicador de la tendencia en las manufacturas.

-Publicidad-

Mañana comentaremos con usted esta información, pero no parece que podamos ser optimistas. La producción automotriz, que es muy importante en las exportaciones, tuvo una contracción relevante: -16%. No fue un dato aislado, como el ocurrido en diciembre, que se recuperó en enero. En esta ocasión, lo que tenemos es una tendencia decreciente que se puede ilustrar con el promedio móvil de tres meses. En abril, el crecimiento promedio era de 2%, para mayo era -1%, -2% en junio, -5% en julio, -4% en agosto, y -9% en septiembre, que es el último.

Parte de la caída, entiendo, está asociada a la huelga de GM en Estados Unidos, que también ha impactado la producción en ese país, y en menor medida el dato de actividad manufacturera. Pero no parece explicar todo. Hay un estancamiento en compra de vehículos en Estados Unidos desde hace ya años, y en ese mercado lo que rige son estrategias empresariales, tanto de competencia en el mercado como de asignación de producción a los diferentes establecimientos que tiene cada empresa.

Esta industria está también en un proceso de transformación importante, hacia vehículos eléctricos. La velocidad del cambio es también asunto de estrategia, y no necesariamente del mercado mismo. Para México, será determinante lo que ocurra en los próximos dos años, porque la producción de vehículos de combustión interna se reducirá. Si no tomamos una parte de la nueva producción, quedaremos fuera por décadas.

En cualquier caso, hay bastantes indicios de que octubre no fue un buen mes para la economía mexicana. Además de la producción automotriz, las ventas en ANTAD tuvieron el mismo comportamiento de septiembre, pero en Walmart fueron inferiores. La producción de petróleo sufrió una contracción, y pone en duda la recuperación incipiente de los meses previos. Finalmente, la tasa de crecimiento en empleo formal ha dejado de caer, pero no crece.

Puesto que los servicios equivalen a dos terceras partes de la economía, lo que ocurra con ellos es muy relevante. Al interior de los servicios, cuatro rubros representan, a su vez, dos terceras partes: mayoreo, menudeo, comunicaciones y transportes, y servicios financieros e inmobiliarios. Mayoreo viene cayendo a una velocidad creciente, y en los últimos dos meses promedia -6%. Servicios financieros e inmobiliarios también está ya en rojo: -0.5% en esos dos meses.

Sostienen a los servicios, y por ende a la economía, las ventas al menudeo, que siguen creciendo, aunque menos (2.3%) y comunicaciones y transportes, que parece recuperarse, pero promedia apenas 2.6% en agosto y septiembre.

Por los datos comentados, esperaríamos un mes de octubre menos bueno en todos estos indicadores, pero eso lo podremos documentar mejor con la información publicada hoy. Como sea, la tendencia negativa general en la economía no parece detenerse. Visto así, la recesión continúa, y se va profundizando. Si los servicios caen en esta dinámica, entonces también habrá que esperar contracción durante 2020. Ya veremos.