Reporta la industria

Especial
-Publicidad-

Se publicó ayer el índice de actividad industrial al mes de septiembre, por parte de INEGI. Los resultados siguen siendo negativos, en comparación anual, porque el rebote del sótano que visitamos en abril no ha sido completo, ni lo será por un buen rato.

La minería está -3% en comparación con septiembre de 2019, la producción de electricidad, gas y agua en -7%, la construcción en -17%, y las manufacturas en -5%. Las dos de en medio sufrieron una recaída en el mes, porque en agosto estaban un poco mejor, -4 y -13%, respectivamente. Ya lo habíamos comentado, el consumo de electricidad parecía detenerse desde septiembre, y parece que también en octubre. De la construcción es más difícil estimar anticipadamente.

-Publicidad-

Con esto, el tercer trimestre del año, en cuestión industrial, cierra con una contracción de -9% en comparación anual, que es un poco mayor a lo que se había publicado en el PIB oportuno. Hay que esperar un par de semanas para conocer el dato preliminar, pero la variación es realmente pequeña.

Las manufacturas se han recuperado bastante, en lo general, y casi regresan al nivel previo a la pandemia que, desafortunadamente, ya no era muy elevado. En el primer trimestre de este año, antes de que golpeara el Covid, las manufacturas estaban al nivel de 2017, y a eso están regresando ahora. En septiembre ya les faltaba nada más 3%, que no es mucho. En octubre, según los datos administrativos, la producción de autos y camionetas ya es mayor que en ese mismo mes de 2019, pero los camiones siguen muy abajo (-18%). Todas las actividades asociadas a maquinaria y equipo están ya muy cerca de sus niveles de febrero, y algo parecido ocurre con química, no metálicos, e incluso derivados de petróleo (cuyo desplome tiene ya años).

La parte más golpeada de las manufacturas, y que no se ha recuperado aún son textiles, cuero y calzado. Sin embargo, no es lo mismo tener una contracción anual de -30%, como ocurrió en septiembre, que el -70% que tenían en el segundo trimestre.

La parte más débil en la industria, que es muy difícil de pronosticar, es la construcción. Ahí tuvimos un dato muy esperanzador en agosto, cuando la caída anual fue de -13%, en lugar del -23% del mes previo. Ahora en septiembre nos regresamos un poco, y la caída anual es -17%. Lo más complicado en este sector es que lleva ya buen rato cayendo (desde la decisión de cancelar el aeropuerto).

En cualquier caso, la industria parece que cerrará el año mejor que los servicios. Todavía este trimestre veremos datos parecidos en ambos renglones, pero todo indica que la recuperación que estamos viendo en manufacturas no se percibirá en buena parte de los servicios, que están sufriendo más por la pandemia, y por la falta de ingresos de la población. Recuerde que las manufacturas se exportan, pero los servicios no. El turismo es el equivalente, pero no se ve que vaya a recuperarse pronto.

Así, para el cierre del año es de esperarse que ambos rubros tengan comportamiento negativo, todavía, pero mayor en el caso de servicios. La estimación promedio de los expertos es que la contracción de la economía rondará -9.3% para este año, y veremos todavía parte del rebote en 2021, con 3.5%.

Si eso se cumple, y es muy probable, entonces estaremos 6% por debajo del nivel que tenía la economía en 2018 al terminar el próximo año. Los expertos suponen que volveremos a la tendencia del 2% anual que tuvimos por muchos años, y con eso regresaremos al nivel previo a este gobierno justo cuando termine. Tengo mis dudas, pero las platicamos la próxima semana.