Nuestra economía sigue ‘anémica’

Especial
-Publicidad-

La economía mexicana tiene claros signos de ‘anemia’. Logró recuperarse un poco cuando la economía empezó a reabrirse, pero ahora nuevamente muestra debilidad.

Si no hay factores adicionales que le den fuerza, pronto estaremos de nuevo en un estancamiento generalizado.

-Publicidad-

En los últimos días se dieron a conocer diversos indicadores que permiten llegar a esa conclusión. Permítame exponérselos.

1-Las ventas totales de la ANTAD correspondientes a septiembre retrocedieron en términos nominales respecto a las de agosto. El monto de lo vendido en agosto por los comercios agrupados en la ANTAD fue de 110 mil 500 millones de pesos, mientras que en septiembre la cifra ascendió a 104 mil 400 millones. Este es el primer descenso desde el mes de mayo. Llevábamos cuatro meses continuos de alzas tras el desplome de abril y ahora esa tendencia se ha interrumpido. A tasa anual, las ventas a precios constantes cayeron en 1.4 por ciento para establecimientos totales y en 4.2 por ciento a tiendas iguales.

2-La producción manufacturera del mes de agosto virtualmente se estancó respecto a julio, pues –con cifras desestacionalizadas– creció solamente 0.8 por ciento, cuando en junio y julio había tenido incrementos de 26.9 y 11.3 por ciento, respectivamente.

3-La semana pasada se dio a conocer que las exportaciones de autos correspondientes a septiembre retrocedieron en 4.1 por ciento con relación a las de agosto. En los tres meses anteriores habíamos tenido incrementos.

4-De acuerdo con el INEGI, los indicadores de movilidad en la Ciudad de México han desacelerado su ritmo de crecimiento. En junio, los pasajeros transportados en el Metro crecieron 25 por ciento respecto a mayo; en julio en 31 por ciento respecto al mes anterior, pero en agosto lo hicieron solo al 10.5 por ciento. Eso es buena noticia respecto a la cantidad de gente que sigue resguardándose, pero también ilustra que el ritmo de recuperación de la actividad económica se debilita. La caída anual en agosto es de 54 por ciento, lo que da idea de que más de la mitad de la gente no está saliendo.

5-Hay sectores que todavía tienen vuelo. Por ejemplo, el dato de la construcción en el mes de agosto, que fue dado a conocer el día de ayer, muestra un alza de 11 por ciento, cuando había sido de poco menos de 2 por ciento en julio. Sin embargo, esa tendencia no ha sido la norma para el conjunto de la economía.

Lo que estamos observando es que en muchas actividades se presentó un alza importante de la actividad económica tras la reapertura. Sin embargo, al paso de las semanas, se ha perdido aliento.

No sería extraño que, luego de que las estimaciones económicas para el 2021 se estabilizaron durante el mes de septiembre o incluso mejoraron un poco, pudieran empezar a deteriorarse nuevamente en octubre.

El gran reto para la economía mexicana ya no es 2020. La caída del PIB todavía puede fluctuar entre 9 y 11 por ciento probablemente, pero ya no hay mucha diferencia entre el mejor y el peor de los resultados.

El gran desafío corresponde al 2021. En el próximo año todavía pueden cambiar muchas cosas.

Te puede interesar | Deuda de México superó los 469 mil mdd en 2019, señala el Banco Mundial

Hay una serie de condicionantes fuertes: la evolución de la pandemia en los siguientes meses; el proceso electoral en Estados Unidos y su incidencia en la economía; las expectativas de los empresarios y los consumidores en México, entre los factores más relevantes.

Lo que resulta claro es que la tendencia alcista que vimos en los meses anteriores y que provino de la reapertura de la economía, ya se acabó.

Ahora, el resultado económico va a depender de las fuerzas subyacentes de la economía, que por el momento no se ven nada bien.