MORENA PROTEGE A PEDERASTA

Ignacio Mier extendió la impunidad de su paisano, el diputado Benjamín Saúl Huerta, cuya conducta delictiva intentó minimizar en su momento

El diputado Benjamín Saúl Huerta, acusado de abuso sexual en agravio de varios menores de edad, no ha podido ser desaforado debido a las triquiñuelas de su partido, Morena, para que no se lleve a cabo un periodo extraordinario en San Lázaro.

Durante la sesión de la Comisión Permanente del pasado martes, el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, promovió a través de un legislador subordinado a él una reserva para sacar del dictamen que se discutía el desafuero de Huerta y del petista Mauricio Toledo.

De esta forma, de haberse aprobado el periodo extraordinario que estaba programado para hoy y mañana, éste solo hubiera servido para ratificar los nombramientos de los nuevos secretarios de la Función Pública y Hacienda y para aprobar una prórroga en materia de outsourcing.

Con esta maniobra, Ignacio Mier extendió la impunidad de su paisano, el diputado Benjamín Saúl Huerta, cuya conducta delictiva intentó minimizar en su momento cuando dijo que si había abusado de menores “no lo hizo en su función como diputado”, sino “en su vida personal”.

En abril de este año, la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, encabezada por el ex líder del 68, Pablo Gómez, y dominada por Morena, había enviado a la congeladora el asunto del diputado pederasta.

-Publicidad-

Gracias a la presión mediática por tal decisión, la Junta de Coordinación Política ordenó a la Sección Instructora que dictaminara la solicitud de desafuero en contra de Huerta antes de que concluyera la actual legislatura.

El dictamen por el que se declara procedente el desafuero fue finalmente aprobado en la Sección Instructora pero de ahí no pasado debido a que Morena siempre se saca de la manga alguna maniobra para que el periodo extraordinario en que se deba resolver el desafuero no se lleve a cabo.

Te puede interesar | CONSULTA “GANSITO”: EL DÍA DESPUÉS

La apuesta de Morena es dejar pasar el tiempo para que Huerta pierda por causas naturales su fuero, al terminar su encargo como diputado federal, que será a las 0:00 horas del próximo 1 de septiembre.

Eso le evitaría a Morena el desgaste para su imagen que implicaría el sentar en la silla de los acusados, durante una sesión plenaria que sería muy difundida por los medios, a un integrante de su bancada que está acusado de abusar sexualmente de varios menores.

El tiempo juega a favor de Saúl Huerta, un priista de toda la vida que se subió al taxi de Morena en el 2018 para aprovechar el efecto López Obrador. Un político que causó tan buena impresión en el partido del presidente, que cuando fue descubierta su conducta delictiva ya le había dado la oportunidad de reelegirse.

OFF THE RECORD

**”AÑO DE HIDALGO” EN CDMX

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quiere que los alcaldes salientes, 14 de los cuales son de Morena, tengan su “Año de Hidalgo” mediante el ejercicio discrecional del presupuesto participativo.

Sheinbaum pretende que con el pretexto del Covid-19, se cancelen las consultas populares que contempla la ley para definir la forma de ejercer ese presupuesto que se acerca a los tres mil millones de pesos.

**EMBAJADOR INCÓMODO

Aún no se sienta en su despacho del edificio de Paseo de la Reforma, pero el próximo embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, ya empieza a incomodar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ayer declaró que apostará por una mayor inversión de su país en el sector energético de México.

Lo dijo en momentos en que López Obrador intenta precisamente lo contrario: poner más trabas a la inversión extranjera.

Correo: [email protected]

Twitter: @pepecontreras_m