México registró más de 6 mil “víctimas de atrocidades” en 2020: Causa en Común

El fracaso en la estrategia de seguridad de López Obrador queda exhibido con este tipo de datos

Atrocidades en México
Foto: Especial
-Publicidad-

De acuerdo con un estudio que presentó este miércoles, la organización Causa en Común, durante 2020, seis mil 365 personas fueron “víctimas de atrocidades”.

Fue gracias al informe “Galería del horror: atrocidades registradas en medios periodísticos”, que la organización realizó con base en el rastreo de notas periodísticas, y que tiene el objetivo de que la sociedad se conmueva por la espiral de violencia que se registra en el país, que se pudieron conocer estos datos.

-Publicidad-

Te puede interesar | Desaparecer autónomos aceleraría pérdida de grado de inversión: BofA

Asimismo, el documento detalló que de enero a diciembre del año pasado, se encontraron tres mil 60 notas periodísticas de eventos que pueden considerarse como “atrocidades” con seis mil 365 víctimas.

En ese sentido, Causa en Común define como atrocidad el “uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo” que busca “causar la muerte de un alto número de personas, para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror”.

Cabe señalar que el estado que más reportes periodísticos contabilizó sobre atrocidades en 2020, fue Guanajuato, con 369; después Chihuahua, con 238, y Guerrero con 208.

Sin embargo, Causa en Común destacó que “buena parte de estas atrocidades son cometidas por personas que no forman parte del crimen organizado“.

“Ojalá todos los que vean este reporte sigan poniendo el dedo sobre estas atrocidades que no podemos permitir en el país. Hemos ido perdiendo esta capacidad de indignación, de solidaridad, y creo que tenemos que ir recuperándolas para salir adelante”, dijo María Elena Morera, presidenta de Causa en Común.

En definitiva, estos terribles datos sólo demuestran que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha fracasado rotundamente con su absurda estrategia de seguridad, de “abrazos, no balazos”.

Con información de Diario de México

JZ