LA ONU CONFIRMA: ¡AMLO, UN PRESIDENTE CRIMINAL!

Aquí lo hemos documentado por años.

Documentamos innumerables ejemplos de la complicidad de actores políticos de la pandilla de López Obrador con las bandas criminales.

Documentamos y denunciamos el riesgo de que el candidato presidencial, AMLO, ofreciera amnistía a las bandas criminales, como una de sus propuestas de campaña.

Amnistía que hoy es parte de la política de Estado del gobierno federal y que, de facto, permite a las bandas mafiosas hacer y deshacer a lo largo y ancho del país, con total impunidad.

-Publicidad-

Lo curioso es que hasta hoy, a tres años del gobierno de López, un informe de expertos independientes de la ONU sobre desapariciones forzadas revela que “la delincuencia organizada se ha convertido en un perpetrador de las desapariciones con diversas formas de connivencia y diversos grados de participación, aquiescencia u omisión de servidores públicos”.

Es decir, que en el actual gobierno mexicano la violencia criminal, las desapariciones y el incontenible número de vidas perdidas a causa del imperio mafioso, tienen su origen en una clara complicidad entre autoridades de los tres órdenes de gobierno y los barones del crimen.

Todo ello a pesar de que por años aquí y en otros espacios se dieron detalles –por ejemplo–, de la perniciosa alianza del entonces líder del PRD, López Obrador, con los jefes de la banda criminal, Guerreros Unidos.

Se documentó que ese grupo mafioso financió la construcción del partido Morena, con dinero producto del crimen organizado, a cambio de posiciones políticas.

Se documentó que Los Abarca, la mafia a la que Obrador le entregó el gobierno de Iguala, fue responsables del crimen de “Los 43” de Ayotzinapa.

Se documentó la alianza de López con el Cártel de Tláhuac, en Ciudad de México, a cambio de impunidad para su principal operador, “El Ojos”, quien también financió al Partido Morena.

Se documentó que “recaudadoras” como Delfina Gómez, Rocío Nahle, Eva Cadena y muchas otras, en realidad se encargaron de “levantar dinero negro”, producto del crimen, para financiar al partido en el poder, Morena.

Y desde hace años aquí quedó documentada la alianza criminal entre López Obrador y “el capo de capos”, Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, a quien el propio presidente mexicano brindó protección pública.     

Por eso, a nadie debiera sorprender el llamado formulado al presidente mexicano, para corregir su política de militarización de la seguridad pública por parte del Comité de Expertos Independientes para los Desaparecidos de la ONU, que visitaron México a propósito de la violenta si freno en nuestro país.

El citado Comité llamó a México a modificar su política pública sobre la contención de la violencia, el crimen, el predominio de las desapariciones y la defensa de los derechos humanos y, sobre todo, poner fin a la fallida estrategia de “abrazos y no balazos”.

Sin embargo, como ya es costumbre el locuaz Obrador dijo que los expertos están mal informados y que “no nos van a sentar en el banquillo de los acusados”.

La llamada de atención de la ONU coincidió con el enésimo “Informe” que presenta López sobre los supuestos logros de su gobierno y que, en realidad, resultó severamente cuestionado por especialistas ya que ignoró, por completo, la ola de masacres, de feminicidios y de crímenes violentos.

Por eso, la presidenta del Comité de la ONU, Carmen Rosa Villa Quintana dijo que México debe revertir, de inmediato, la militarización de la seguridad, ya que la Sedena y la Marina son las instancias castrenses que más favorecen la violación de los derechos humanos.

La experta independiente cuestionó que en su campaña, el hoy presidente mexicano haya prometido que los militares y los marinos regresarían a los cuarteles y que, ya en el poder, no sólo mintió sino que les dio tareas como nunca a los militares.

Sobre la Guardia Nacional dijo que se creó como un grupo civil pero que, en los hechos, no es más que otro brazo paramilitar cuyo desempeño favorece la violación de los derechos humanos y reduce los estándares internacionales de protección a las garantías básicas.

Por otro lado, la ONU reveló que la impunidad oficial es casi absoluta en México ya que en un alto porcentaje los Estados son responsables de las desapariciones forzadas.

Lo cierto es que crece el número de mexicanos y extranjeros que llegan a la conclusión de que el de López Obrador es un gobierno criminal que solapa a las bandas mafiosas y que ha entregado la plaza a los cárteles de la violencia.

  ¿Hasta cuándo?

Al tiempo.

EN EL CAMINO.

Por el feriado de Semana Santa, el Itinerario Político estará de vuelta el lunes 18 de abril.