José Woldenberg tunde reforma electoral de AMLO: “Sólo beneficia a la 4T”

Calificó como regresiva y peligrosa al apuntar que busca mermar la autonomía de los órganos electorales autónomos

José Woldenberg tunde reforma electoral de AMLO: “Sólo beneficia a la 4T”
Foto: Debate

José Woldenberg, expresidente del extinto Instituto Federal Electoral (IFE), criticó la reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador al señalar que sus propuestas sólo benefician al actual Gobierno Federal y a Morena.

Durante su participación en el arranque de los foros alternos que organiza la oposición, el académico de la UNAM calificó como regresiva y peligrosa esta iniciativa para la democracia mexicana, al apuntar que tiene el objetivo de mermar la autonomía de los órganos electorales autónomos, para adherirlos a la voluntad presidencial.

En ese sentido, dijo que eliminar al Instituto Nacional Electoral (INE) y los organismos locales (Ople) y elegir por medio del voto popular a los consejeros de estos, Woldenberg Karakowsky mencionó que esta propuesta es para menoscabar la autonomía de estas instituciones.  

El problema que resulta políticamente más alarmante es la intención apenas escondida de mermar la autonomía de las instituciones electorales para alinearlas a la voluntad oficial”, dijo.

Te puede interesar | Advierten sobre la “colombianización” de la democracia en México tras incursión del crimen organizado

AMLO quiere alinear a las instituciones a su voluntad

 

-Publicidad-

Por otro lado, expuso que una de las propuestas es desaparecer el financiamiento público para actividades ordinarias de los partidos y solo conservar el destinado a las campañas electorales.

Privar a los partidos del financiamiento ordinario es debilitarlos de manera extenúa y dado nuestras lamentables usos y costumbres, beneficia sin duda al partido que se encuentra en el gobierno por los apoyos pocos disimulados que recibe del aparato estatal”, señaló.

 

Por último, aseguró que López Obrador no esconde sus pretensiones de alinear a las instituciones a su voluntad, lo que es una visión centralista dejando fuera que el país es una República.

 “Tal y como está planteada la reforma sería una regresión ojalá no pase. Recordemos que las 8 reformas previas de 1977 a 2014 fueron respuestas a exigencias de las distintas oposiciones que buscaron garantías de imparcialidad y equidad en las contiendas. Esta sería la primera reforma desde entonces que se hiciera para satisfacer los reclamos del Presidente y eso, supongo, es lo más peligroso”, subrayó.

Con información de El Heraldo de México y Forbes México

MSA