En medio de crisis sanitaria, S&P baja calificación crediticia de México

En el peor escenario, los analistas prevén una caída superior al 5 por ciento, sobre todo por la pandemia del COVID-19

Calificación Soberana
Especial
-Publicidad-

Este miércoles, la calificadora S&P Global Ratings bajó la calificación soberana de México a ‘BBB’ desde ‘BBB+’, esto después de concluir que se avecina un impacto pronunciado para la economía nacional a causa del brote de COVID-19.

Cabe señalar que diversos analistas prevén una contracción económica para nuestro país este año. En un primer momento señalaron que sería de -3 por ciento, pero otras estimaciones auguran una caída superior al 5 por ciento.

-Publicidad-

“(Dicho ajuste) se ha derivado de la combinación de shocks del COVID-19 –en México y en Estados Unidos, su principal socio comercial– y de la caída en los precios internacionales del petróleo, expresó S&P en un comunicado.

Por el momento, la perspectiva de la nota es negativa, en consecuencia, es viable una nueva rebaja en los próximos meses. 

“Estos shocks, aunque temporales, empeorarán la ya débil dinámica de la tendencia de crecimiento para 2020-2023, que refleja, en parte, menor confianza del sector privado y el poco dinamismo de la inversión”, continúa la nota informativa. 

Es importante detallar que una calificación ‘BBB’ se ubica en el noveno peldaño de la metodología de Standard & Poor´s, solo a dos escalones de las notas consideradas especulativas.

Por lo que “hay parámetros de protección adecuados. Sin embargo, es más probable que condiciones económicas adversas o cambios coyunturales conduzcan al debilitamiento de la capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros sobre la obligación”.

Siguiendo en el tema de la perspectiva, la calificadora aseguró que existe el riesgo de una nueva rebaja, siempre y cuando haya una ejecución de políticas irregular o no efectiva (que es lo que ha hecho Andrés Manuel López Obrador desde que llegó al poder).

Tampoco se puede soslayar “el potencial debilitamiento de las finanzas públicas, debido al difícil balance entre sostener el crecimiento del PIB dada la baja base tributaria no petrolera del país y la rigidez en el gasto, y la creciente presión sobre Pemex, un potencial pasivo contingente para el soberano”.

Oscuro el futuro económico de México, el cual ya estaba en la línea de recesión desde finales de 2019. Sin embargo, el brote de coronavirus parece que le puso el último clavo a este ataúd, ya que las políticas de López Obrador fueron debilitando la producción hasta ponerla en un punto crítico.

Con información de El Financiero