El gobierno no encuentra el boleto

-Publicidad-

NETEANDO CON FERNANDA

“La definición de propósito es el punto de partida de todo logro”. ―W. Clement Stone

-Publicidad-

Saber (o más bien aceptar) que tenemos un problema, es tener la mitad del problema
resuelto. Aceptar que hemos perdido el rumbo o que nos equivocamos, es el primer
paso para llegar a dónde queremos ir. Me topé con una anécdota de Albert Einstein
que ilustra el tema a la perfección.

Resulta que el famoso físico viajaba en un tren desde Princeton, y como es
costumbre, el conductor empezó a solicitar y perforar los billetes de los pasajeros a
fin de evitar que se colara un polizón. Cuando tocó el turno a Einstein, el Premio
Nobel empezó a buscar el dichoso boleto en los bolsillos de su chaleco, pantalones,
chaqueta y nada. No podía encontrar su boleto. Busco entonces en su abrigo, en su
portafolio y en el asiento vecino sin encontrarlo. El conductor, al ver su desesperación
le dijo: “No se preocupe Doctor Einstein, yo sé quién es usted. Estoy seguro de que
compró su boleto, de verdad no se preocupe”. Éste le agradeció moviendo su cabeza y el conductor continuo caminado por el pasillo perforando los boletos de los demás
pasajeros. Justo cuando el conductor iba a llegar al siguiente vagón, miro al famoso
físico de rodillas buscando bajo su boleto bajo su asiento. El conductor regreso
corriendo a dónde se encontraba y le dijo: “Doctor Einstein, Doctor Einstein, no se
preocupe, yo sé quién es usted, de verdad no hay problema estoy seguro que compró
su boleto”. Albert Einstein le respondió: “Joven, yo también sé quién soy. Lo que no
puedo recordar es adonde voy, es por eso que estoy buscando mi boleto”.

Supongo que muchas veces nos hemos encontrado en los mismos zapatos que el
famoso físico. Trabajamos horas sin fin, sacrificando nuestra vida personal o salud que
consideramos tan importantes. Buscamos la fama o el poder desesperadamente,
olvidando cuál era la razón por la que lo buscábamos. Nos encontramos insatisfechos
en nuestro trabajo o relaciones sin recordar por qué las elegimos. Ahora que cerramos
un ciclo y empezamos uno nuevo, es importante hacer un alto para buscar ese boleto
y recordar nuestras metas y sueños, hacer los ajustes necesarios para comenzar 2019
con más bríos y en la dirección correcta.

A quienes están al mando del destino del país, les vendría muy bien recordar para qué
querían estar al mando. Desde que comenzó la llamada “Cuarta Transformación”
hemos visto muchas conductas que solían condenar quienes hoy nos gobiernan. ¿De
verdad querían gobernar para hacer consultas amañadas, leyes a modo, proyectos sin
que cumplan los requisitos legales, amiguismos, poner en jaque a la economía, tomar
decisiones viscerales y mal informadas y un largo etcétera? No. No lo creo. Creo que
su visión de país era respetar, no atropellar. Crecer en democracia e institucionalidad.
Poner un alto a la corrupción y la violencia. Ojalá encuentren el boleto y actúen en
consecuencia.

“Los esfuerzos y el coraje no son suficientes sin el propósito y la dirección” -John F.
Kennedy

Buen domingo a todos.

Me gustaría oír tu opinión. Deja por aquí un comentario o escribe a:
[email protected] o en Twitter @FernandaT

Para leer la anécdota en el idioma original