DE LA ANSIEDAD POR EL CONFINAMIENTO A LA ANSIEDAD A SALIR DE CASA

LA PANDEMIA

Psic. Ma Elena Salazar P.

Desde hace unas semanas y ante la posibilidad de que el semáforo epidemiológico pase a verde en la CDMX, ha tomado relevancia el “síndrome de la caverna”, termino acuñado por el psiquiatra estadounidense Arthur Bregman.

El síndrome de la caverna o la cabaña consiste en un conjunto de trastornos emocionales que puede llegar a presentar una persona al intentar salir de casa después de haber mantenido un periodo de encierro.

En marzo del año pasado debido a la pandemia los mexicanos nos vimos en la necesidad de llevar la vida al encierro en casa para evitar la propagación del virus así como el contagio  y la enfermedad del COVID-19. 

Por lo que para lograr adaptarnos a “la nueva normalidad”, nos vimos en la circunstancia de realizar cambios en nosotros mismos, así como realizar modificaciones de ciertos aspectos de nuestro medio ambiente para lograr adecuarnos a él.

Estos cambios produjeron diferentes alteraciones emocionales en las personales como irritabilidad, ansiedad, preocupación, síntomas depresivos, problemas de sueño y alteraciones en el apetito y en la alimentación. Es posible que en determinados momentos, el ánimo se haya mantenido  estable, pero en otros se pudieron haber presentado emociones más desagradables como son la tristeza, el miedo o el enfado.

Ahora estamos nuevamente ante la posibilidad de un nuevo cambio, dejar el confinamiento y salir a enfrentar una vida que para nada es la que dejamos hace casi año y medio y que igualmente en este cambio se haga presente el miedo y la ansiedad que provoca la incertidumbre.

La ansiedad que genera el  salir de casa para tratar de adaptarnos a formas nuevas de vida, no sólo tienen que ver con el miedo al contagio, a volver a enfrentar la ciudad con su tráfico y sus aglomeraciones, sino además la resistencia a dejar ciertos hábitos que adquirimos durante el encierro y que resultaban placenteros.

Pero que quizás lo que más ansiedad genera en algunas personas es restablecer la relación presencial con otras personas ya que estos acercamientos lo encuentran altamente conflictivo.

Son personas que presentan labilidad emocional, que los hace inestables e impulsivos, que presentan problemas con su autoimagen y que todo esto deriva en conflictos en las relaciones interpersonales. Son sujetos que prefieren el aislamiento a las relaciones sociales debido a que el acercamiento con los otros les genera desconfianza.

La pandemia ha significado un gran reto de adaptación primero al encierro y ahora a retomar la ciudad, el objetivo a lograr es poder manejar la ansiedad y que tengamos la posibilidad de seguir siendo productivos, de crear momentos de disfrute y si fuera necesario, apoyarse de los especialistas para manejar los conflictos emocionales.