Criminal

Especial
-Publicidad-

Lo de Pemex es ya trágico, patético, horripilante. Durante 2019, la empresa perdió 346 mil millones de pesos. Para ponerlo en contexto, no existe secretaría que tenga un presupuesto de ese tamaño. Educación gastó 331 mil millones en el año pasado. Salud, donde tenemos tantos problemas, 122 mil. Es casi el doble de lo que gastamos en Defensa, Marina, Procuración de Justicia y Seguridad Pública, sumadas.

Durante 2019, Pemex tuvo ingresos por 1.4 billones de pesos, y gastó 1.2 billones en producir esos ingresos. Antes de pagar impuestos, derechos, gastos administrativos, y lo demás, evaporó prácticamente todo lo que produjo. Hay un dicho entre petroleros que no existe mejor negocio que éste, y el segundo mejor negocio es producir petróleo, pero mal. Pemex ni siquiera eso logra. Es inexplicable cómo logra vender un millón 640 mil barriles de petróleo al día, a un precio promedio de 56 dólares, y acaba perdiendo dinero. ¿Le cuesta 50 dólares cada barril que produce? ¿Las pérdidas ocurren al importar gasolina? ¿Es que el huachicol sigue igual que siempre, o peor?

-Publicidad-

No hay duda de que la empresa está en una pésima situación desde hace tiempo, pero por eso se hizo la reforma energética: para dejar morir este fracaso histórico. No existe forma de rescatarla, ni tiene sentido intentarlo. Lo mejor que podía hacerse era desaparecerla, y para evitar mayores complicaciones, lo que se hizo fue abrir el mercado a otros productores, y permitir una extinción suave de este pozo sin fondo. Pero no, el nuevo gobierno quería rescatarla, y por eso asumió las pérdidas de 180 mil millones de pesos en 2018, y ahora de 346 mil millones. Y si además contamos el incremento en el costo del contrato colectivo, la pérdida en 2019 asciende a 658 mil millones de pesos. Eso es 2.7% del PIB.

De acuerdo con los mismos estados financieros de la empresa, en 2019 el valor de Pemex fue de poco menos de 1.9 billones de pesos. Su deuda fue de 3.9 billones. Su valor neto es de -2 billones de pesos. Así como lo lee: Pemex hoy tiene un valor negativo de 2 billones de pesos, más o menos la tercera parte del presupuesto del gobierno, casi el 10% del PIB. De esa deuda, 1.5 billones es a sus mismos trabajadores, gracias a un contrato colectivo que les ofrece pensiones doradas a 100 mil jubilados, al día de hoy, y les promete algo similar a otros tantos. Por eso los petroleros defienden a Pemex, por los huevos de oro. Para el país, ha sido, es, y será, una tragedia permanente.

Para que no haya duda: si el gobierno actual no hubiera decidido rescatar a Pemex, usted no habría sufrido escasez de gasolinas hace un año, ni desabasto de medicinas desde hace ocho meses. Hoy no tendría usted el pichicateo que ellos llaman “austeridad”. Hoy no estaría en riesgo el bono soberano. Durante 2019 habríamos tenido al menos 200 mil millones de pesos adicionales para gastar en las funciones de gobierno, que, parece poco, pero es 15% del presupuesto del gobierno federal.

Te puede interesar | ¿Vamos muy bien? Aumentan a 92% pérdidas en Pemex

Pero son muy necios e ignorantes. No pueden entender que el mundo se mueve hoy lejos de los combustibles fósiles, que nadie quiere apostar por petroleras, y menos por una de las peor manejadas del mundo (si no es la peor). No les cabe en la cabeza que producir petróleo no tiene sentido en sí mismo, sino para alimentar de energía la capacidad productiva del país.

Tirar el dinero en una estupidez como ésa es algo deplorable. Pero cuando uno recuerda los miles de niños sin atención médica, las mujeres que debieron suspender quimioterapias, el crecimiento en la violencia por falta de recursos, esto se convierte en algo criminal. Eso es el gobierno de López Obrador, un gobierno criminal.