Crimen organizado controla la cadena productiva de básicos en Guerrero

Pollerías en mercados de Chilpancingo, Guerrero, han cerrado tras asesinatos de proveedores y comerciantes avícolas

Crimen organizado Guerrero
Especial

El crimen organizado en Guerrero logró penetrar a la cadena productiva de insumos básicos, desde la producción, la distribución y la venta de productos como el jitomate, el aguacate, el limón o la carne, dejando al pollo como el último bastión de una lista de alimentos que no había podido ser cooptado por la mafia.

De acuerdo con los comerciantes, bandas como Los Tlacos y Los Ardillos son las que se disputan en mercados, principalmente el del pollo; incluso operan a través de familiares y construyen redes de repartición que usan la ruta de Chilpancingo a Petaquillas.

Te puede interesar | Reanudan la venta de pollo en Chilpancingo, tras asesinato de 8 trabajadores

Los atentados contra trabajadores y distribuidores de pollo originarios de la comunidad de Petaquillas, así como la repentina reactivación en las ventas, dejaron en evidencia cómo las organizaciones delincuenciales ya controlan las cadenas de suministro, utilizando la violencia y el miedo como método de presión.

-Publicidad-

 

Con información de Milenio