COYUCA DE BENÍTEZ, GUERRERO

VIZARRETEA-CONSTELACION-POLITICA

El estado de Guerrero ha vivido en los últimos tiempos eventos trágicos y lamentables de violencia y homicidios, provocados por la lucha entre grupos criminales que buscan controlar y dominar el territorio, así como la actividad productiva y gubernamental, colocando en estado de indefensión a la sociedad guerrerense y en un alto grado de ingobernabilidad a las ocho regiones de la entidad.

Se han acumulado en los meses pasados homicidios de servidores públicos, de representantes de comunidades y del transporte público, sobre todo en Tierra Caliente, las regiones Centro y Norte y la Costa Grande y Acapulco.

Los hechos trágicos de violencia, ocurridos en los días pasados, en la comunidad de El Papayo, en el municipio vecino de Acapulco, en Coyuca de Benítez, en el estado de Guerrero, que condujo a los homicidios de 13 servidores públicos municipales, en tareas de seguridad pública, dan cuenta del poder e impunidad, que los grupos criminales han adquirido en la entidad y el país.

LA ESCALADA DE VIOLENCIA EN LA GUERRA ISRAEL-HAMÁS

Trece familias guerrerenses han perdido a hijos, hermanos, esposos, padres, amigos o parientes políticos. Los han visto morir en fotografías, medios de comunicación o redes sociales, en el territorio que cuidaban y protegían. Las autoridades de seguridad y de justicia locales y federales están rebasadas.

Coyuca de Benítez es paradisiaco, con un alto nivel educativo, mujeres y hombres de palabra, oradores natos, un lugar dotado de la mejor agua para consumo humano, con playas, Laguna y río; adoptó en su nombre la protección histórica y de lucha independentista de María Faustina Benítez Ávila, esposa de Juan Álvarez, presidente honesto de cepa atoyaquense, con gran tradición y empoderamiento femenino. Un municipio pacífico y trabajador, con una belleza natural, turística, y una tierra pródiga en productos alimenticios como el coco, papaya, mango, pesca y carne de cerdo y res que deleitan con el tradicional relleno y la cecina, acompañados de tuba; con variedad de materiales para la construcción. Esa gran cocina sabrosa y nutritiva es servida con la generosidad hospitalaria de todos sus cerca de 80 mil habitantes.

Hay episodios trágicos como el de Aguas Blancas, de gran impacto político y social en el municipio, el estado y la nación, también ha habido procesos políticos que han dividido a sus habitantes temporalmente y, sin embargo, han sabido superar tragedias y desacuerdos con respeto y logrando la unidad para seguir avanzando.

Suscribo lo que ha dicho el presidente municipal de Coyuca de Benítez, Ossiel Pacheco Salas: los coyuquenses somos gente pacífica y trabajadora, de gran calidad humana, y seguiremos con paso firme.

El rostro del terrorismo

Cabe señalar que en paralelo a esta tragedia, ocurrió el homicidio del creador de la UPOEG, que integra la fuerza comunitaria de la Montaña, la Costa Chica y la Región Centro, en plena vía pública en la capital de la entidad, en Chilpancingo; igualmente, el mismo día de la emboscada de los policías de Coyuca de Benítez, fue asesinado el fundador y líder del CRESIG, el Comité Regional de la Sierra de Guerrero, que considera comunidades en la ruta de Filo de Caballos y es un territorio de producción de amapola. Estos hechos muestran y presagian la escalada de violencia en la entidad.

Desde luego, mi respeto y solidaridad en esta hora, de huracanes y tragedias, para mis hermanos y amig@s de Coyuca de Benítez, a quienes me unen batallas políticas y sociales, y anidan mis raíces familiares maternas en la figura de mi abuelo, Don Elpidio Rosales de la Cruz, originario de Las Lomas de Coyuca de Benítez, en Guerrero.