AMLO y Morena politizaron el caso Ayotzinapa para hacerse en el poder

Durante cinco años el presidente afirmó que todo fue culpa del gobierno pero ahora en el poder se deslinda de cualquier acusación

Especial

Durante tantos años, el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador condenó a los gobiernos en turno de utilizar las tragedias como estandarte político y durante su campaña no dejó de repetir que él no sería igual que los demás.

Lamentablemente más pronto cae un hablador que un cojo pues el tabasqueño no dudó en arremeter en contra del presidente Enrique Peña Nieto sobre la desaparición de los 43 normalistas desaparecidos afirmando que se trató de un crimen de Estado, afirmación que sólo le duró cinco años pues este fin de semana se retractó.

Y es que parece que ahora que ocupa la silla presidencial todas las acusaciones hacia el gobierno deben desaparecer por el simple hecho de que es él a quien le fueron heredados los problemas del país.

Lo cual deja en claro que al deslindar al Gobierno Federal de la desaparición de los normalistas durante su periodo, sólo utilizó la desgracia de los padres y amigos para desacreditar al priismo y generar empatía con el pueblo prometiendo una investigación más justa hasta dar con el paradero de los estudiantes, juramento que ya lleva un año sin ser atendido.

Te puede interesar | “Caso Iguala no fue crimen de Estado”: López Obrador

-Publicidad-

Incluso, el propio Ricardo Monreal, líder de la bancada morenista en el Senado, arremetió contra el presidente Peña y su administración acusando de “perverso y absurdo” vincular el crimen con la banda delictiva de “Los Rojos” cuando, según él, estaba convencido de que había sido el propio Estado quien mandó desaparecer a los jóvenes.