AMLO quiere militarizar el país; deja bancos, hospitales y aeropuerto a manos del Ejército

Dada la influencia que las fuerzas armadas están adquiriendo durante la 4T, en un futuro podríamos hablar de un nuevo poder fáctico

Militarizar
-Publicidad-

La militarización es el proceso por el cual el estamento militar participa e incide en la sociedad, la política, la economía y la educación. La militarización en la política se plasma por la asunción, por parte de militares, de responsabilidades políticas.

En los últimos años algunos países de Latinoamérica volvieron a optar por por el uso de Ejército para poder imponer su forma de gobierno; en sentido el caso más reciente es Bolivia, donde los militares recomendaron a Evo Morales dejar el poder y en su lugar quedó un gobierno de facto.

Afortunadamente en México no ha ocurrido un golpe de Estado –y esperemos que nunca suceda–, pero desde el inició del gobierno de Andrés Manuel López Obrador la injerencia de las fuerzas armadas en diversas decisiones políticas, deja entrever que, de a poco, se está construyendo un nuevo poder fáctico.

Construcción del Aeropuerto Internacional de General Felipe Ángeles 

Hace más de un año, gracias a una consulta ilegal, López Obrador decidió cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco, su lugar lo ocupó el de Santa Lucía, justo en la Base Aérea Militar.

Bueno, ni tardo ni perezoso, el gobierno federal designó la construcción de dicho megaproyecto a las fuerzas castrenses, las cuales comenzaron con las obras el pasado 17 de octubre –y ya reportaron un avance del 1.03 por ciento–.

El costo de la obra –ahora en Zumpango, Estado de México—  ascenderá a 70 mil millones de pesos y se prevé que lo concluyan para el año 2022.

Sin embargo, en su momento, tal adjudicación se consideró como ilegal por la Comisión de Infraestructura de la Cámara Diputados, misma que encabeza el morenista Ricardo Exsome, pues, supuestamente, violó el artículo 27 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Para Exsome dicha adjudicación nunca garantizo la competencia –ya que no se licitó–, y, por ende, el mejor precio en la contratación. 

También edificarán sucursales del Banco del Bienestar 

Durante la conferencia matinal del 3 de diciembre, el presidente López Obrador, informó que los ingenieros  militares van a participar en la construcción de 13 mil sucursales del Banco del Bienestar; las cuales se planea estén listas en menos de un año.

“Estamos viendo la posibilidad de que nos ayuden los ingenieros militares para hacerlas en menos de un año (…) lo que nos importa es tenerlas, lo que necesitamos es tener la infraestructura”, enfatizó el tabasqueño.  

Respecto a si habrá una licitación para la construcción de las oficinas, AMLO aclaró que sí, pero lo trascendental es tenerlos “y sI legalmente el Ejército puede encargarse de ellos, así se hará”. 

Tales sucursales deberán estár en los 32 estados del país, y su principal objetivo será distribuir, con mayor seguridad, los apoyos que el gobierno otorga a través de sus programas de Bienestar. 

Militares construirían hospitales en CDMX

A la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) también le asignaron la construcción de todos los hospitales previstos durante el mandato de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

“La Sedena con base en sus atribuciones, experiencias y capacidades está en condiciones de llevar a cabo (hospitales) por el Gobierno de la Ciudad de México, en beneficio de los habitantes”, estableció el ´Convenio marco de colaboración para establecer los mecanismos de coordinación para la realización de proyectos de infraestructura hospitalaria´. 

Dicho convenio lo suscribieron Sheinbaum Pardo; Luz Elena González Escobar, secretaria de Administración y Finanzas (SAF); Oliva López Arellano, secretaria de Salud; Jesús Antonio Esteva Medida, secretario de Obras y Servicios (Sobse), e Hiram Sergio Cárdenas Noble, director General de Ingenieros, tiene vigencia del 19 de abril de 2019 hasta el 30 de septiembre de 2024, reveló, el 26 de noviembre, El Sol de México.

“Cada uno de los proyectos encomendados por el gobierno de la Ciudad de México a la Sedena tendrá un acuerdo para detallar cómo serán los trabajos, cuántos recursos financieros requiere, así como establecerán las bases para el óptimo y oportuno intercambio de información y documentación”, agregó el rotativo.

Otro caso que llama mucho la atención, es que los militares se encargarán de las carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, infraestructura de telecomunicaciones, sistema satelitales y otras obras que les asigne la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). 

Después de dar a conocer la influencia que la “Cuarta Transformación” le va dando a las fuerzas armadas, vale la pena rememorar las palabras de la politóloga Denise Dresser

“Esto no es humanismo (asignar obras a la Sedena). Esto no es promoción de la paz. Esto es militarización. Es la construcción de un nuevo poder fáctico. Y el empoderamiento económico, político y decisorio del Ejército nunca trae consigo beneficios democráticos, sino al revés”.

Con información de El Financiero, Debate, MX City y El Sol de México