AMLO no viaja al extranjero porque sigue en campaña

AMLO sigue dando los mismos discursos de cuando era oposición, cuando fue candidato a la presidencia (3 veces) y cuando estaba como presidente electo

-Publicidad-

A más de un año de haber sido elegido para representar a México, el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue en campaña, pues no ha hecho nada positivo, y los cambios que ha realizado, solo han traído problemas y afectado a miles de familias de bajos recursos.

Por tal razón, es por la que no viaja al extranjero, y sigue recorriendo el país, como lo había hecho durante 18 años, cuando añoraba ser presidente, cuando lo único que buscaba era la aprobación de los mexicanos.

-Publicidad-

Sin embargo, al tabasqueño no le ha caído el veinte que ya es presidente, que ya no tiene que estar buscando “un voto”, que ya no tiene que seguir haciendo “shows”, como el caso de la llanta ponchada, y exponerse en lugares peligrosos, o ponerse panes y flores en la cabeza para simpatizar con el pueblo.

Te puede interesar | CON LA SALUD, AMLO COMETE CRIMEN DE “LESA HUMANIDAD”

Andrés Manuel, después de un año en el poder, sigue dando los mismos discursos de cuando era oposición, cuando fue candidato a la presidencia (3 veces) y cuando estaba como presidente electo.

Si bien es cierto, que promesas como la cancelación del aeropuerto de Texcoco (NAIM), la contrucción de la refinería de Pemex, entre otros proyectos, los ha ido cumpliendo, a pasar de las trabas que ha tenido, pero también, lo ha hecho a base de mentiras e irregularidades que nunca menciona.

Asimismo, Andrés Manuel, se ha convertido en la única persona con voz de mando, pues no permite el debate de legisladores,  no permite la libre elección de titulares de organismos independientes, y todo lo que el presidente dice y quiere, es lo que se hace. Algo que realmente es preocupante, pues se trata de un retraso político, de más de 30 años.

Te recomendamos | ¡Que nadie se enferme! AMLO pide “tiempo” para regular Insabi

Y es que el mal gobierno que se dio en el sexenio pasado, la incompetitividad del entonces presidente Enrique Peña Nieto, que ahora López no le pide nada, logró el hartazgo de los mexicanos, al punto de votar por alguien que les prometía bajarles la luna sin el mayor esfuerzo.

Al lograrlo, la oposición, en su momento se apagó, actores políticos y críticos de AMLO, por más que hicieran el contrapeso y dieran varios fundamentos reales para desenmascarar al actual presidente, les era imposible. La gente solo se basó en promesas que se escuchaban “bonitas” y se cegó y dejó de informarse.

No obstante, López Obrador ha ido perdiendo credibilidad, y ahora la gente que le dio su voto “desesperado”, comienza a darse cuenta que todo se trataba de una farsa. A lo largo de su “carrera política”, López Obrador se ha dedicado a engañar a la gente, y ese “voto” de 30 millones de mexicanos, nos está costando caro a todos.