Tamaño de la amenaza

Especial
-Publicidad-

Conforme el daño económico del distanciamiento social crece, de la misma forma lo hace la insistencia de quienes aseguran que el problema es el miedo y no el bicho. En México el máximo promotor de estas ideas ha sido Ricardo Salinas, un destacado miembro del capitalismo de compadrazgo, cuya riqueza deriva tanto de su cercanía con el poder lo mismo que de sus acciones despiadadas. Ahora muy amigo de López Obrador, no queda claro si sufren de “pensamiento de grupo” o hay influencia en alguna dirección.

No hay duda de que el golpe económico proviene del distanciamiento, que produce a la vez un choque de oferta y uno de demanda. Por un lado se rompen cadenas productivas, por el otro se deja de comprar. Y aunque tenemos herramientas para enfrentar cada choque por separado, la combinación de ambos supera lo que los gobiernos pueden hacer hoy. En algunos países, la mejor documentación de la población ha permitido enviarles dinero o cubrir una parte de sus sueldos. Acá no tenemos esa suerte, pero debería ser una de las primeras tareas para el futuro.

-Publicidad-

La razón por la cual se han tenido que forzar cuarentenas y promover el distanciamiento es que el coronavirus es una enfermedad nueva, de la que se conoce poco, pero cuyas tasas de contagio y mortalidad son muy elevadas. Muchos, como el presidente Trump, han afirmado que se trata de algo parecido a la influenza, pero todo indica que se equivocan. La tasa de contagio (R0) de la influenza normal es de 1.3, lo que significa que cada persona enferma puede contagiar a 1.3 personas, mientras que la mortalidad es de 0.1%, lo que quiere decir que uno de cada mil contagiados morirá.

Todavía no están claros los datos del coronavirus, pero la tasa de contagio parece estar entre 2 y 3, mientras que la mortalidad podría ser de 2%, que ha sido la estimación más frecuente, pero ha alcanzado 5% en los datos que tenemos (ciertamente sesgados al alza por tener pocas pruebas disponibles). Los números parecen muy cercanos, pero cambiar la tasa de contagio de 1.3 a 2 implica que después de 10 iteraciones (es decir, diez días de relación normal, viendo diferentes personas), la influenza se habrá contagiado a 14 personas, mientras el coronavirus habrá alcanzado a más de mil (si la tasa es 2) o a casi 60 mil (si la tasa es 3).

Así, una persona contagiada de influenza requerirá de 27 días contagiando personas para producir una muerte, mientras que alguien con coronavirus habrá producido 20 muertes en 10 días, con la estimación más benigna. Con una tasa de contagio de 3 y mortalidad de 5%, en esos diez días habrá provocado 3 mil muertes.

Te puede interesar | “Estamos cerca de activar Fase 3”: López – Gatell

Hay quien pensará que son datos exagerados, considerando que apenas tenemos reportados 5 mil casos confirmados de coronavirus. Sin embargo, con datos del Boletín Epidemiológico, durante marzo tuvimos cerca de 400 mil casos de “infecciones respiratorias agudas” por encima de lo esperado. Claro que si no se les aplica la prueba, no tienen otro nombre.

Creo que es muy importante darnos cuenta del tamaño de la amenaza que significa el coronavirus. No debemos olvidar que lo que tenemos que evitar es el contagio, y la cuarentena es una medida extrema para ello. Tuvimos que llegar a ella por no actuar antes de otra forma. Una vez superada la crisis actual, habrá que aplicar esa otra forma, que es la que parece funcionar en los países de extremo oriente: tapabocas, menor densidad, muchas pruebas, y seguimiento. Eso permitirá la recuperación de una parte de la actividad económica, pero no se podrá regresar a lo anterior hasta que no contemos con medicina y, algún día, vacuna. Cuidémonos.