“Nosotros los progres”. AMLO, la película.

-Publicidad-

No sabemos si la película será financiada por “la mafia del poder”; si detrás del filme está “el innombrable”, Carlos Salinas o si participan Diego Fernández de Cevallos o el mismísimo Carlos Ahumada.

Tampoco sabemos si se sumarán al financiamiento “aportaciones de la gente” o si se instalarán tómbolas en las plazas públicas para recaudar dinero “del pueblo bueno” para la superproducción.

-Publicidad-

No estamos enterados si han convocados a las sesiones de casting a “personalidades” como René Bejarano, Martí Batres, el mítico “Nico”.

Lo que sí sabemos es que la película se llama “Nosotros los Progres” y que el personaje central es una parodia de lo mejor de la parodia política mexicana; de “la obra política” de Andrés Manuel López Obrador, el mesías de la política quien será llevado al cine en toda su contradicción y con todo su mesianismo.

También se sabe que la película que parodiará al tres veces candidato presidencial –porque AMLO ya es candidato presidencial para 2018–, no será una apología “de la izquierda chabacana” y menos “de lo políticamente correcto”, como ocurrió con proyectos antisitémicos que en su momento hicieron exitosa “La Ley de Herodes” y posibles “churros” como “La Dictadura Perfecta” o “Colosio”, entre otras.

No, según el guionista, Rodolfo Higareda Coen, la película “Nosotros los Progres” se centrará en el desempeño político de Andrés Manuel López Obrador no porque el líder tabasqueño sea el personaje ideal de un largometraje serio y de corte político, sino porque el movimiento que ha creado AMLO; “los progresistas”, es en sí mismos la mejor parodia de la política mexicana toda, pero en especial de la llamada izquierda.

Desde el guión, la película intenta confrontar las contradicciones de la política y los políticos a través del retrato de un líder político y social como AMLO, que habla de honestidad valiente, decencia en el desempeño del poder y que dice vivir de la caridad pública, pero viaja por México y el mundo sin explicar nunca el origen de sus recursos, sin pagar un peso de impuestos, sin rendir cuentas a nadie.

Contraste entre el discurso político de honestidad –como el discurso de AMLO y de Morena–, pero que por lo bajo operan con acabados diseños financieros que mueve millones de pesos en manos de leales como René Bejarano y muchos otros que han convertido los puestos y el poder en sucursales del saqueo de dinero público.

“Nosotros los Progres” también retrata en toda su crueldad el mesianismo propio de la política y los políticos, a través del líder que se cree tocado por la mano de Dios y que contagia lo mismo a intelectuales reputado, historiadores afamados y políticos acabados –igual que vividores del poder–, quienes un día navegan en el barco del PRI, otro en la nave del PAN y terminan en la balsa del progresismo sin pies ni cabeza.

En el fondo, a través de la parodia de López Obrador y su infinita ambición mesiánica del poder, “Nosotros los Progres” parece un retrato de cuerpo completo de la política, los políticos y los ciudadanos mexicanos; los mismos que en las últimas décadas han buscado salvadores y líderes mesiánicos como los movimientos estudiantiles, como Cárdenas, Diego Fernández de Cevallos, al farsante zapatista “Marcos”, al tonto presidente Vicente Fox, al pillo López Obrador y ahora al impresentable saqueador “El Bronco”.

Los progresistas de hoy, los mismos que solapan el vandalismo, el mesianismo, el saqueo del dinero público, la corrupción y la farsa de una dizque izquierda que está más cerca de la extrema derecha; que se dice dispuesta a llevar a México y a los mexicanos a paraísos como el cubano, el venezolano, el boliviano o el ecuatoriano.

“Nosotros los Progres”, un autorretrato del México de hoy.

Al tiempo.

Tomado de El Universal