Niños armados, prueba del fracaso de la estrategia de seguridad de AMLO

Darle un abrazo a un niño es completamente correcto, querer cobijar a delincuentes que no hacen más que maltratarlos ahora es una estrategia de seguridad...

Especial
-Publicidad-

Durante 18 años el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, insistió en que cuando llegar al poder todos los problemas del país desaparecería desde su primer día como titular del Ejecutivo.

A poco más de un año de haber comenzado su sexenio, el país se encuentra en los peores índices de inseguridad y violencia de toda la historia, dejando a la niñez como el punto más vulnerable de la población.

-Publicidad-

Así quedó demostrado la tarde de ayer cuando 19 pequeños entre los seis y quince años de edad fueron presentados por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias y Pueblos Fundadores (CRAC PF) como los nuevos miembros de las autodefensas de la comunidad de Chilapa, Guerrero.

Lugar en el que el viernes pasado fueron asesinadas y calcinadas diez personas que trabajaban con la agrupación musical “Sensación”, ataque que se sospecha fue iniciado por el grupo organizado de Los Ardillos y por el que los pobladores de los alrededores decidieron ingresar a los menores a sus filas para defenderse de los grupos armados.

Hay que recordar que Guerrero es una de las entidades con mayor índice de pobreza en todo el territorio mexicano, además de ser el blanco de narcotraficantes, tratantes de blancas y hasta de políticos que buscan enriquecerse a costa de los guerrerenses.

Y es que con abrazos, ¡fuchis! Y ¡guácalas! no ha sido posible combatir la delincuencia y la violencia por lo que el último recurso para defenderse ha sido capacitar a los niños para enfrentar la cruda realidad del país.

Tan sólo habrá que voltear a las cifras que arrojan que del 1 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019 hubo 2 mil 720 desapariciones, 75% más que el sexenio anterior. Por otra parte, según datos del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SPINNA) indican que de diez niños seis de ellos, entre 1 y 14 años, han sido víctimas de agresiones físicas y piscológicas.

Te puede interesar | Policía comunitaria de Guerrero arma a niños para combatir inseguridad

En el país, cada día ocho menores pierden la vida y hasta 150 son llevados por los servicios de emergencia para que sean canalizados a instancias públicas y privadas por maltrato infantil. Pero son los adolescentes de entre 12 y 17 los que alcanzan hasta un 78 por ciento del total de los asesinatos, según la Unicef.

Es innegable que todos los mexicanos se preocupan por la inseguridad que se vive cada día en territorio mexicano, sin embargo, habrá que poner especial atención en los pequeños que, con el tiempo, serán los mismos que repliquen los comportamientos violentos en otros infantes.

Con información de Infobae y El País