Morena: violencia, compra de votos y acarreos

Sigue el partido oficial con sus problemas internos, lo que se traduce en que Morena sea un partido sinónimo de violencia, compra de votos y acarreos

Morena: Violencia, compra de votos y acarreos
Foto: El Universal

Morena es un partido sinónimo de violencia, compra de votos y acarreos, así han acusado los propios militantes del instituto político.

Durante el primer día de la votación de Morena para elegir a congresistas nacionales se registraron diversas escenas de acarreo masivo de votantes por parte de los candidatos, denuncias de anomalías y hasta quema de urnas y boletas.

Cabe señalar que en diferentes centros de votación hubo importante afluencia, pero de los 20 estados donde se realizó ayer la contienda interna, en 16 predominaron las denuncias de los propios morenistas.

Dichas anomalías provocaron la suspensión de la votación en algunos distritos.

-Publicidad-

Además, hubo enfrentamientos entre los grupos de aspirantes, quema y robo de papelería y destrucción del mobiliario electoral.

Por estas irregularidades acusaron a legisladores locales y federales, alcaldes y funcionarios estatales y municipales.

De estas 20 entidades saldrán mil 630 de los tres mil morenistas que integrarán el Congreso Nacional, máxima autoridad de Morena que elegirá en septiembre al Consejo y dirigencia que conducirá las elecciones de 2023 y 2024. El resto se seleccionará hoy en 12 estados más.

Alcaldes morenistas en CDMX incurren en acarreo 

En la Ciudad de México, alcaldes morenistas recurrieron a la movilización de sus estructuras, por lo que se les acusó de acarrear a sus bases.

No obstante, se registraron enfrentamientos en diversas sedes, como Iztacalco, y en Coyoacán se denunció la entrega de despensas por parte de legisladores locales. En diversos puntos se exhibieron a los votantes que llevaban en un papelito los nombres de los dos congresistas por los que debían votar.

Mientras que en Veracruz, la Policía Municipal de Minatitlán detuvo y se llevó esposada a la diputada local, Jéssica Ramírez, candidata a congresista, tras armar un disturbio en una casilla.

Además, en Oaxaca, en dos centros de votación, en Juchitán y Matías Romero, se suspendió la jornada electoral porque los morenistas quemaron o destrozaron la papelería.

Puebla y Michoacán no fueron la excepción 

Lo mismo sucedió en Amozoc, Puebla, en protesta por el acarreo que achacaron al alcalde Mario de la Rosa en apoyo de su hija Zuri; en Tehuacán, la dirigencia afirmó que perdió el 10 por ciento de la papelería luego de que un grupo la destruyó.

En Michoacán se denunció a un policía de Tacámbaro que rellenaba urnas con boletas a favor de la regidora Karen Gaona, y en Zitácuaro difundieron videos de camionetas con logo del DIF operando a favor del hermano del secretario de Gobierno.

Colima y Zacatecas, también registraron disturbios, pues una senadora y una diputada local, respectivamente, acusaron a alcaldes y funcionarios de usar a Servidores de la Nacional para coaccionar el voto.

Asimismo, en Tijuana, Baja California, se acusó que Filiberto Pozos y María de Jesús Sánchez ofrecían mil 500 pesos por votar por esa dupla.

Ante esta situación, el líder nacional de Morena Mario Delgado afirmó que se anularán las elecciones en los distritos donde la dirigencia “compruebe” que hubo irregularidades

Sigue el partido oficial con sus problemas internos, lo que se traduce en que Morena sea un partido sinónimo de violencia, compra de votos y acarreos.

 

Con información de Reforma 

JZ