México va a reabrir, mientras cementerios se preparan para recibir más muertos: The Guardian

Un cementerio de Guadalajara ha agregado 700 tumbas para una ola anticipada de muertes de COVID-19

Especial: The Guardian
-Publicidad-

Hoy México comenzó una nueva etapa, a la que el gobierno mexicano denominó como “nueva normalidad”, en la que empresas de actividades esenciales volverán a sus actividades, mientras los cementerios se preparan, simultáneamente, para recibir más muertos.

En entrevista con el diario internacional The Guardian, una familia que ha trabajado en el cementerio Mezquitán, en Guadalajara, revela el impacto que se ha llevado con la cantidad de cuerpos que ha ingresado para ser enterrados solos, sin integrantes de la familia para despedirlos.

-Publicidad-

“Solo vino la caja, no un pariente, solo el ataúd”, dijo uno de los Ruvalcaba, sobre el primer entierro de Covid-19 que presenció el mes pasado. “Absolutamente todo ha cambiado”, agregó.

Alejandro Macías, quien fue el jefe de influenza de México durante la pandemia de  2009, comentó que es preocupante que las cosas se movieran demasiado rápido, cuando el alcance de la crisis aún no estaba claro y diferentes partes del país se encontraban en diferentes etapas de transmisión.

“El riesgo es que habrá otro aumento sustancial en el número de casos y que esto podría causar el colapso de algunos hospitales, y si los hospitales colapsan esto podría poner en riesgo la seguridad y la gobernanza de algunas regiones”, advirtió Macías.

“En muchas partes de la República, la curva apenas ha comenzado a subir”, advirtió.

Te puede interesar | SSa pide a gobernadores prepararse ante influenza y  “presunto” rebrote de COVID-19

De igual forma como han dicho otros especialistas, Macías dijo que probablemente muchos más de los que estaban registrados, habían muerto a causa del virus.

“En este momento tenemos menos de 10 mil muertes reconocidas. Pero es muy probable que la cifra real sea sustancialmente mayor, probablemente el doble “.

 

Con información The Guardian