Médicos residentes y pasantes denuncian acoso laboral y sexual

Andrés Manuel primero debería voltear a ver las condiciones en la que viven los médicos del país antes de contratar a extranjeros

médicos acoso sexual y laboral
Foto: Cuartoscuro

Además de los sueldos precarios y las condiciones de inseguridad con que laboran, 40% de médicos mexicanos en formación revelaron que sufren acoso sexual y laboral durante sus estudios, servicio social y en las pasantías.

Según la Encuesta Nacional de Médicos en Formación, durante 2021, quienes han sufrido acoso por parte de sus superiores inmediatos en universidades y campos clínicos, 68% son mujeres y 32% hombres.
El reporte detalla que el hostigamiento laboral se presenta en 40.5% de los casos y el sexual en 40.2%. La mayoría ocurre en la residencia con 56% de frecuencia en mujeres y 33% en hombres. En segundo lugar durante las pasantías de servicio social, con 55% y 44%, respectivamente, y en tercero, durante el pregrado con 48% y 39%.

A propósito, la doctora Eva Pizzolato, representante de la Asamblea Mexicana de Médicos Pasantes, comenta que este comportamiento obedece a la tradición de preparar a los médicos con altos niveles de demanda, intimidación y humillaciones para que sean capaces de enfrentarse con las dificultades del campo laboral.

Te puede interesar | A 5 minutos de los hospitales, así vivirán los médicos cubanos en Nayarit

La coordinadora de la Marcha Pacífica por un Servicio Social Seguro subraya que esta costumbre es generalizada; la situación continuó durante la pandemia de Covid-19 y se agravó ante la falta de control que hubo en el sector.

“‘Aguántate porque para eso estudiaste Medicina’, se le dijo a muchos compañeros que enfermaron o que trabajaban sin insumos de protección porque los doctores de mayor rango no querían esa labor o porque el mismo sistema no se daba abasto”, recuerda.

-Publicidad-

Considera que subordinarse a una autoridad es un modelo de comportamiento clásico en la carrera de Medicina que, junto a las largas jornadas de trabajo, ha llevado a la normalización del acoso laboral y sexual.

Con información de El Universal