Manifestantes queman mobiliario de las oficinas de la CNDH en CDMX

Las inconformes pusieron siete condiciones para liberar el edificio el cual tomaron desde el jueves pasado

Foto: Latinus / EFE
-Publicidad-

Integrantes del Colectivo “Ni una Menos”, que mantienen tomadas las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la colonia Centro de la Ciudad de México, comenzaron a lanzar mobiliario y quemarlo en la calle.

Alrededor de las 10 horas, las inconformes salieron de las oficinas ubicadas en calle República de Cuba No. 60 y tras emitir un discurso en el cual aseguraban que no se iban a ir del lugar perdieron fuego a un par de sillas.

-Publicidad-

Asimismo, denunciaron que funcionarios de alto nivel de este organismo no están alineados a las medidas de austeridad que impulsa el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, esto al denunciar que comen cortes finos como rib eye, tira de asado, costillas, bife, diversos quesos, lasaña, spaghetti, helado y chongos zamoranos, entre otros alimentos costosos.

Ellos si tienen de todo, despensa. A parte de que cobran un sueldo que no merecen porque ni siquiera han demostrado estar capacitados para ejercer, se venden al mejor postor y comen como ricos (…) Estos productos, aseguramos fueron comprados con facturas infladas, con dinero que no es canalizado para la búsqueda de nuestros desaparecidos o víctimas, ellos comen como reyes, mientras muchos se mueren de hambre por la pandemia”, denunciaron.

Te puede interesar | 4 de septiembre de 2020 ¿fecha en que murió la democracia mexicana?

Por último, las inconformes pusieron siete condiciones para liberar el edificio el cual tomaron desde el jueves pasado.

En ese sentido, exigieron siete demandas relacionadas con la atención de mujeres y prevención de la violencia de género.

Los colectivos piden servicios médicos y acceso a medicamentos; entrega de despensas; programas de empleo, subsidio para la Alerta de Violencia de Género en siete estados de la República; el retiro de la campaña “Cuenta hasta Diez”, y poner fin al discurso de descalificación del movimiento feminista.

Con información de El Universal y Excélsior

MSA