LA CORRUPCIÓN EN LOS TIEMPOS DE LA 4-T

@pepecontreras_m
-Publicidad-

Ayer, cuando se conmemoró el Día Internacional contra la Corrupción, amanecimos con una noticia que habla de la forma en que este fenómeno ha alcanzado a los funcionarios de la autodenominada “Cuarta Transformación”.

La empresa comercializadora de petróleo Vitol confesó ante autoridades de justicia de Estados Unidos que entre 2015 y 2020 entregó sobornos a funcionarios de organismos del ramo de varios países, entre ellos México, para obtener contratos millonarios.

-Publicidad-

En el caso de nuestro país, el plazo señalado por la empresa incluye los dos primeros años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien ondea permanentemente la bandera de la lucha contra la corrupción.

Podemos apostar a que ni la Secretaría de la Función Pública ni la Fiscalía General de la República investigarán los posibles actos de corrupción en que pudieron haber incurrido funcionarios de Pemex, y que quizá tengamos que esperar a que llegue un nuevo gobierno para enterarnos de los pormenores de lo que se conocerá como el Odebrecht de AMLO.

Pero este no es el único caso que revela que la supuesta lucha contra la corrupción fue un eslogan más de campaña de los muchos que ha utilizado López Obrador a lo largo de 20 años, pues, como lo documenta la nota publicada ayer en La Otra Opinión, (https://laotraopinion.com.mx/la-corrupcion-que-amlo-no-ha-querido-castigar-en-la-4t/) hay muchos asuntos turbios que la 4-T o no ha querido investigar, o de plano ha tapado.

Pero además de todo esto, hay un fenómeno al que los medios en general le han prestado muy poca atención: la gran cantidad de dinero público que el gobierno federal ha entregado discrecionalmente a particulares en contrataciones de bienes, servicios u obra pública.

En lo que va de la actual administración, el 80 por ciento de los contratos con particulares ha sido entregado por adjudicación directa, es decir, por dedazo, sin licitación de por medio.

Y si ya de por sí el dato porcentual es alarmante, lo es más aún la cantidad de recursos que el gobierno de la 4-T ha entregado de este modo. Tan solo de enero a noviembre de este año, el gobierno asignó contratos de manera directa por 166 mil millones de pesos.

La cantidad es similar a la que se entregó en el mismo lapso mediante licitación, lo que significa que por cada peso que el gobierno licitó, entregó otro por dedazo.

El azote de la pandemia del Covid-19 no es un argumento válido para justificar este comportamiento, pues en el 2019, primer año de gobierno de López Obrador, también se registró una proporción de 8-10. Es decir, de cada 10 contratos otorgados a particulares, 8 fueron por adjudicación directa.

Te puede interesar | LAS RÉMORAS DEJAN SOLO A MORENA

En cuanto al monto, este 2020 sí se registró un incremento importante, pues, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad, el año pasado el gobierno entregó 126 mil millones de pesos en contratos por asignación directa, mientras que hasta noviembre del actual ejercicio la cifra ya iba en 166 mil millones.

Si sumamos ambas cifras, tenemos que en los dos años que van del sexenio de López Obrador, el gobierno federal ha entregado a particulares sin licitación de por medio 292 mil millones de pesos.

¿A manos de quién o quiénes fueron a parar esos 292 mil millones de pesos, equivalentes a 121 aviones presidenciales?

¿Cuándo sabremos si todas esas adjudicaciones directas se hicieron en el marco de la ley o si hubo favoritismos u otras formas de corrupción?

OFF THE RECORD

**ARROGANTE, LA TÍA

La próxima secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, ofreció una conferencia de prensa que no fue tal, pues al no aceptar preguntas, se convirtió en un pronunciamiento.

Es tal la arrogancia de la Tía Tatis, que se dio el lujo de convocar a la prensa para decir “su” verdad sobre su nombramiento sin permitir que fuera cuestionada.

Por supuesto, su pronunciamiento fue minimizado por los medios.

Ah qué tía…¿Así se comportará en el gobierno?

**ZUMBIDO EN PALACIO

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, afirmó ayer que el populismo busca desmontar las garantías de las democracias constitucionales y eliminar los mecanismos de control del poder.

Al participar en la conferencia virtual Voluntad del pueblo: notas sobre la teoría política del populismo, Córdova dijo también que los populismos nacen del conflicto y necesitan del conflicto para existir.

Y no faltó el que comentó que a alguien muy poderoso le zumbaron los oídos mientras comía en Palacio Nacional.

Correo: [email protected]

Twitter:@pepecontreras_m