Funcionarios de Profeco vulnerables a COVID-19, obligados a trabajar

Situaciones como la de Dalia, se presentan día con día sin siquiera tener un respaldo por parte de autoridades gubernamentales, ni mucho menos, por los propios patrones

Especial
-Publicidad-

Trabajadores de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), han señalado que son obligados a trabajar pese a ser vulnerables ante el virus por COVID-19, así lo relató Dalia, servidora pública que padece de una enfermedad crónica y que pone en riesgo su vida.

Mencionó que un jefe de unidad limitó a sus compañeros y a ella, seguir trabajando desde casa y les exigió a retomar el trabajo presencial en las oficinas centrales de la institución desde la semana pasada.

-Publicidad-

“Yo tengo una enfermedad y estuve en casa laborando, haciendo home office, y desde la semana pasada nos hicieron regresar. Hay muchos que tienen asma, problemas cardíacos, diabetes, que no han dejado de laborar, los siguen teniendo en oficina; no hay horarios escalonados, todos estamos cumpliendo con horarios completos, muchos entran a las 9 de la mañana y se van a las 8 o 9 de la noche”, explicó Dalia, para Animal Político.

TE PUEDE INTERESAR | AMLO padecerá los estragos de su gobierno como Luis Echeverría y López Portillo

En un momento de la epidemia en que los casos de COVID-19 continúan al alza, y más cuando en la Profeco ya ha habido contagios confirmados entre el personal e incluso fallecimientos, Dalia, quien es madre de familia y tiene una plaza de confianza, ya ha solicitado a su jefe permiso para ausentarse del trabajo presencial, pero no se le ha autorizado.

“Yo ya lo pedí, ellos saben que yo estaba dando resultados desde casa sin ningún problema, pero me dijo (el mando): ‘yo necesito que estés aquí’, a pesar de mi condición”, explica. “La excusa que ellos dan es que somos una dependencia que da servicio al público, pero nosotros no somos verificadores (de precios), somos trabajadores administrativos”.

Situaciones como la de Dalia, se presentan día con día sin siquiera tener un respaldo por parte de autoridades gubernamentales, ni mucho menos, por las propias instancias.