Feliz 14 de febrero: amistades políticas que no terminaron bien 

Y es que, como dice el dicho, “entre el amor y el odio sólo hay un paso”

Especial
-Publicidad-

Hoy es Día de San Valentín y el amor se percibe en el aire, ya que esta es una buena ocasión para que las parejas tengan un momento agradable y de felicidad.

Sin embargo, hay quienes terminan este día solos y con el corazón roto, ya sea por una infidelidad o algún asunto que rompa esa relación.

-Publicidad-

Y es que, como dice el dicho, “entre el amor y el odio sólo hay un paso”.

Es por ello, que esa frase no excluye a las figuras más relevantes de la política mexicana, y es que a lo largo de muchos años hemos sido testigos de grandes alianzas y amistades que de un día al otro terminan rompiéndose.

Te puede interesar | VIDEO: Ramírez Cuevas manda a “callar” a reportera que cuestionaba a AMLO

1.- AMLO y Rosario Robles

Andrés Manuel López Obrador y Rosario Robles coincidieron por primera vez en 1988 cuando participaron en la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas. Desde allí formaron una gran amistad el cual se reforzó cuando Robles Berlanga ocupó la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en 1999 y en ese entonces López Obrador llegó a la dirigencia del PRD.

Incluso, un año después, ambos funcionarios intercambiaron sus puestos; por lo cual Robles llegó a la dirigencia del partido perredista y Andrés Manuel ocupó la jefatura capitalina.

Sin embargo, esta amistad se rompió gracias al videoescándalo en el cual René Bejarano fue grabado mientras recibía fajos de billetes del empresario Carlos Ahumada, quien en aquel momento fue señalado como el operador político de AMLO.

La ruptura entre Robles y el político tabasqueño se dio cuando se supo que Rosario era una persona cercana al empresario Ahumada, lo cual surgió la teoría de que dichas imágenes fueron utilizadas para golpear la imagen de AMLO quien buscaba la Presidencia en la elección presidencial de 2006.

Sin embargo, la venganza de Andrés Manuel vino hasta el 2019 cuando detuvieron a Rosario Robles, exsecretaria de Estado del sexenio de Enrique Peña Nieto, y fue encarcelada en el penal de Santa Martha Acatitla.

Y si tiene dudas de que esto se trata de una venganza política, da la pura casualidad de que el juez que llevó el caso de Robles fue Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino político de Dolores Padierna, y esposa de René Bejarano.

Especial

2.- Felipe Calderón y Andrés Manuel

No es ningún secreto que AMLO le tiene un odio profundo a Felipe Calderón, y es que desde que perdió la elección presidencial de 2006 López Obrador no se ha cansado de decir que le robaron la Presidencia.

Y ha sido tan grande su molestia por ese “robo” que López Obrador movilizó a todos sus simpatizantes para instalar un plantón en Paseo de la Reforma, a fin de presionar a las autoridades para que contaran nuevamente los votos.

Sin embargo, esta historia de desamor continúa hasta nuestros días y es que ahora Calderón Hinojosa trabaja para cumplir los requisitos para que su movimiento México Libre se vuelva un partido político.

Pero, López Obrador no ha olvidado ese “fraude” de 2006 que ha hecho hasta lo imposible para que la organización del exmandatario panista no se convierta en una nueva fuerza política.

Para ello ha intentado boicotear las asambleas de México Libre bloqueando las calles en donde se presentarán para dialogar con los pobladores a fin de contar con simpatizantes; incluso ha ordenado a su ejército de AMLOvers para que ataquen, difamen y agredan a Calderón Hinojosa tanto en medios como en redes sociales.

Sin embargo, el diciembre de 2019 se anunció la detención de Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública de Calderón, en Estados Unidos.

Dicha detención la ha querido utilizar López Obrador como un instrumento para acabar de una vez por todas con las aspiraciones de Calderón de convertir a  México Libre en un partido político, porque sabe esta nueva fuerza política será la única que detenga a su Cuarta Transformación.

Especial

3.- López Obrador y Vicente Fox

Andrés Manuel ocupó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, ahora Ciudad de México, desde el 2000 al 2005, y mientras ocupaba ese cargo contaba con un fuero parlamentario, el cual le otorgaba inmunidad jurídica con el cual AMLO no podía ser sujeto a un proceso administrativo o penal a menos que el Congreso de Unión, decidiera retirárselo.

Sin embargo, en entonces presidente Vicente Fox solicitó a la Procuraduría General de la República (PGR), un juicio de desafuero para que López Obrador respondiese ante la justicia por sus presuntas responsabilidades registradas en 2004 cuando a su gobierno se le responsabilizó de violar una orden judicial que exigía la suspensión de la construcción de una calle en un terreno expropiado años atrás por gobiernos anteriores.

Aunque los trabajos fueron suspendidos, se alegó que el cumplimiento de la orden había sido dilatorio y se responsabilizó directamente a López Obrador por ello.

Ante ello, el desafuero se consumó en 7 de abril de 2005. AMLO acusó que dicha acción se trataba de un “Golpe de Estado” en su contra, ya que, previo al proceso de desafuero, reveló sus intenciones de contender por la Presidencia y que el desafuero fue una movida para que lo “quitaran del camino”.

Pasados los años, ahora que AMLO llegó a la Presidencia y prometió que le quitaría privilegios a los exmandatarios a fin de ahorrarle dinero a los mexicanos. Sin embargo, estas medidas de austeridad sólo se trata de una venganza política en contra de Fox Quesada a quien todavía le guarda rencor por el desafuero.

Especial

4.-  AMLO y Enrique Peña Nieto

López Obrador contendió nuevamente por la Presidencia en el 2012, sin embargo perdió ante el entonces candidato Enrique Peña Nieto. 

Esa derrota dejó muy molesto al político tabasqueño, quien durante muchos años acusó al PRI de pertenecer a la “mafia del poder”, la cual ha sido la principal responsable de los principales problemas que aquejan al país.

Es por ello, que durante el sexenio del mandatario mexiquense ha usado su cuenta de Twitter para denunciar las fallas de EPN, lanzar acusaciones y de paso señalar que él haría mejor las cosas.

Fue así que AMLO aprovechó todo el descontento de los mexicanos para contender otra vez a la elección presidencial de 2018 y ganar contundentemente, y eso gracias a que supo capitalizar todo el odio y malestar que iba incitando.

Sin embargo, ese mismo disgusto que tanto se encargó de Andrés Manuel de sembrar en lo mexicanos ahora se ha revertido en su contra, y es que su mala forma de gobernar ha hecho que su imagen se vaya deteriorando.

Ahora, con tal de no aceptar su errores, le ha sido fácil a la 4T echarle la culpa a EPN por todas las fallas y tropiezos que ha hecho, con el argumento de que “le dejaron un cochinero”.

Especial

5.- Peña Nieto y Angélica Rivera

El entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto, contrajo matrimonio con Angélica Rivera el 27 de noviembre de 2010, incluso fue gracias a ello que la actriz mexicana pudo ocupar un cargo público, ya que en el 2013 fue nombrada presidente del Consejo Ciudadano Consultivo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Todo parecía que Peña Nieta y Rivera Hurtado hacían la pareja ideal, ya que en cada evento público se les veía muy sonrientes.

Sin embargo, esta historia terminó en mayo de 2019 cuando ambos legalmente se divorciaron.

Hasta el momento no se sabe si la ex primera dama de México tiene alguna pareja, pero el más afortunado fue Peña Nieto, quien encontró consuelo con la modelo potosina Tania Ruiz Eichelmann.

Especial

6.- Javier Duarte y Karime Macías

La historia de desamor más reciente es la del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y Karime Macías, quienes se divorciaron en octubre de 2019, pero a inicios de febrero de 2020 se dio a conocer esta separación.

Macías Tubilla saltó a la fama debido a que fue vinculada por la planeación, preparación y ejecución de acciones para desviar recursos públicos durante la administración de Duarte de Ochoa en su entidad.

Sin embargo, el exgobernador fue capturado el pasado 15 de abril de 2017 en Guatemala, y se le inició un proceso por los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y defraudación fiscal.

Ante ello, Macías huyó a Inglaterra para que no fuera detenida, pero la Fiscalía General de la República (FGR) consiguió el mes pasado una orden de extradición para traer a Karime Macías a suelo mexicano.

Especial

Con información de El Universal, Milenio e Infobae