El ladrón de libros

Especial
-Publicidad-
El presidente López Obrador pidió ayer que no haya “linchamientos públicos, políticos”, en el caso de Ricardo Valero, el embajador acusado de robar un libro en Buenos Aires. El hurto tuvo lugar el 26 de octubre y fue reportado entonces en medios, pero el asunto prendió fuego este 8 de diciembre cuando el portal Infobae difundió los videos de las cámaras de seguridad de la librería. El canciller Marcelo Ebrard señaló en Twitter que ha pedido al “Comité de Ética”, que analice el caso. “Por lo pronto he ordenado regrese a casa. De comprobarse que el video es veraz será separado del cargo inmediatamente. Cero tolerancia a la deshonestidad”.

AMLO defendió al embajador: “Ricardo Valero es un diplomático de carrera, un hombre con mucha cultura. Fue, en los mejores tiempos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, subsecretario. Fue legislador, coordinador del grupo parlamentario del PRD. Una gente muy cercana a Porfirio Muñoz Ledo, sobre todo en lo que tiene que ver con política exterior. Es un hombre mayor. Por eso se decidió que nos representara en Argentina, por toda su trayectoria. Es un internacionalista de primer orden”. Y añadió: “Todos cometemos errores, todos”.

Valero, quien tiene una licenciatura y una maestría en relaciones internacionales por El Colegio de México, ingresó al Servicio Exterior Mexicano por concurso. Fue subsecretario y participó en las negociaciones del Grupo Contadora. Aunque ocupó la secretaría de relaciones exteriores del PRI, pasó al PRD en 1989, que lo hizo legislador y funcionario de partido. Con Jorge Castañeda como canciller, ocupó la embajada de México en Chile de 2001 a 2004.

-Publicidad-

Ya en este 2019, cuando la SRE anunció su designación como embajador en Buenos Aires, el exsecretario Bernardo Sepúlveda mandó una carta al canciller Marcelo Ebrard en la que cuestionó a Valero. Según la misiva, Valero le pidió a Sepúlveda en 1987 que solicitara al presidente Miguel de la Madrid “su designación como embajador en Moscú, lo cual yo acepté, y así lo propuse al Jefe del Ejecutivo, quien aprobó el nombramiento. Obtenido el beneplácito del Gobierno soviético, Valero acudió al Senado y su designación fue aprobada”.

No obstante, “sin consulta previa, al término de su comparecencia en el Senado, Valero concedió una entrevista a Martha Anaya en el periódico Excélsior. En esa entrevista descalificó duramente las decisiones tomadas por el Grupo Contadora y por su Grupo de Apoyo., a pesar de que Valero estaba involucrado directamente en el proceso”. Según Sepúlveda, Valero actuó “en forma desleal y en contra de los intereses del gobierno mexicano”. Por eso fue destituido como embajador ante la Unión Soviética antes de partir a Moscú.

Te puede interesar | Este libro intentó robar el Embajador de México en Argentina

Ya en la cuarta transformación, a los 76 años, Valero fue nombrado embajador ante Argentina en reconocimiento a su colaboración con la izquierda. Algunos especulan que quizá su decisión de robar un libro de unos 200 pesos, pese a tener un sueldo de 237 mil 581 pesos al mes (directorio.sre.gob.mx), es producto de un padecimiento senil. No sabemos. Preocupa, sin embargo, que en un Gobierno que dice otorgar cargos más por honestidad que por capacidad nadie se tome la molestia de verificar si los nombrados tienen honestidad o capacidad. Todos tenemos errores, es cierto, pero nombrar a un cleptómano como embajador es muy grave.

IMCO y Transparencia

Cité ayer al IMCO al señalar que “el 44% de los mexicanos piensa que la corrupción ha aumentado en el último año”. El dato aparece en el Barómetro de la Corrupción de América Latina 2019 del IMCO, pero procede originalmente del informe de Transparencia Internacional de septiembre. Las entrevistas fueron realizadas en enero-marzo de 2019.