El genio comunicativo de AMLO

Especial
-Publicidad-

¿De qué se está hablando en las redes y los medios de comunicación tradicionales? De un posible golpe de estado, de la relación del Presidente con los militares, de las críticas de López Obrador a la prensa nacional, del respeto a los perros y de los presuntos ataques de tuiteros en contra del gobierno federal.

¿De qué NO se está hablando en las redes y los medios de comunicación tradicionales? De la creciente violencia en el país, del fallido operativo para capturar a uno de los hijos de El Chapo Guzmán en Culiacán, de los responsables del fiasco en la capital de Sinaloa, de las mentiras del gabinete de seguridad, de la indiscreción de la secretaria de Gobernación demostrando que el gobierno federal sí apoya el intento del gobernador de Baja California de prolongar su mandato de dos a cinco años, de los malos datos que demuestran un preocupante estancamiento económico que podría convertirse en recesión.

-Publicidad-

Se está hablando, en conclusión, de los temas que le interesan a López Obrador, los que él ha puesto en la palestra.

Así, una vez más, el Presidente demuestra que es un genio de la comunicación política. No sólo sabe cómo darle un giro (spin) a los eventos negativos, para convertirlos en positivos, sino que tiene una capacidad inigualable para cambiar la agenda pública, de tal suerte que no se hable de los temas que perjudican a su gobierno en la opinión pública y publicada.

Capacidad que siempre ha tenido en su carrera política, pero que ahora se ha magnificado con el poder de la Presidencia. Y es que en este país, los medios, la clase política y ahora las redes tienen una tendencia a darle un mayor peso a la voz presidencial que a otras. Voz que hoy controla un genio que acapara la atención desde muy temprano en la mañana con su tradicional conferencia de prensa.

Ahí, donde quiere AMLO que esté, se encuentra la discusión pública del país.

Los malos resultados en seguridad y economía y los múltiples errores gubernamentales se mandan a la cola mediática cuando nada menos que el Presidente insinúa sobre un posible golpe de estado.

Hombre, no es poca cosa de la que estamos hablando. Ni qué decir de la bronca que agarra con los periodistas. Es increíble verlo. Cuando, en la conferencia matutina, la prensa lo empieza a acorralar por el escandaloso fracaso en Culiacán, el Presidente, de inmediato, voltea la tortilla y comienza a regañar a los reporteros por supuestas malas coberturas. Naturalmente, los periodistas se calientan y cambia el tema. De pronto, nos encontramos en el terreno de las relaciones entre el gobierno y los medios. Culiacán ha pasado a un segundo plano. Vemos, en tiempo real, una atractiva pelea, a dos de tres caídas, entre el Presidente y los periodistas. ¿Cómo no sucumbir frente a este delicioso espectáculo?

Genio comunicativo, sin duda. No habíamos visto a un político con esa capacidad en México. Esto explica, en parte, por qué la alta popularidad del Presidente a pesar de los malos resultados.

El problema es sostener una Presidencia sólo apostándole a una estrategia comunicativa genial.

Un vendedor puede ser buenísimo para vender una y otra vez un producto con un discurso atractivo para el consumidor. Pero llega el día en que éste demanda algo más que saliva: un producto de verdad, bueno y de calidad. Si el vendedor no lo entrega, pues pierde credibilidad. El consumidor ya no vuelve a comprarle nada. Algo similar puede ocurrirle al Presidente. Un natural desgaste de su credibilidad si no comienza, pronto, a demostrar que hay algo más en su gobierno, soluciones reales para resolver los dos temas que más preocupan a los mexicanos: seguridad y economía.

Te puede interesar | AMLO reacciona agresivo e intolerante contra periodistas, como no lo hace con narcos

El otro problema está relacionado con las peleas para distraer la atención mediática. Por un lado, el Presidente llama a la unidad y pacificación de los mexicanos. Eso suena bien. Pero, por otro lado, Andrés Manuel López Obrador polariza y agarra bronca con distintos grupos que no necesariamente son opositores: la prensa, mandos militares, la Policía Federal, los empresarios y organizaciones de la sociedad civil. Estos grupos evidentemente se enfadan con el Presidente y actúan en consecuencia.

La enajenación de diversos sectores puede ser benéfica cuando un político está en campaña. La pelea y polarización funcionan. Pero, cuando ese político ya está en la Presidencia, la enajenación entorpece la cooperación necesaria para resolver los problemas públicos.