EL DÍA INTERNACIONAL DE LA SALUD MENTAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El 10 de octubre fue decretado por la Organización Mundial De la Salud (OMS), como “El Día Mundial de la Salud Mental”, que en este año se desarrolló con el lema. “Atención mental para todos: hagámosla realidad”. ¿Será esto posible de alcanzar?

La salud mental no sólo se ha definido en términos de la ausencia de rasgos patológicos, sino como el funcionamiento armónico de la personalidad, lo cual implica racionalidad y flexibilidad para adaptarse a los cambios de la vida y capacidad para establecer relaciones satisfactorias con los demás (De la Fuente R, 1997).

Sin embargo, la pandemia de COVID-19, ha tenido un gran impacto en la salud mental de los seres humanos. Las medidas aplicadas para prevenir un contagio como el aislamiento, que en un principio no se conociera el origen, comportamiento y formas de transmisión del virus; ha generado grados elevados de ansiedad en las personas, misma que se ha manifestado de diversas maneras.

Te puede interesar | EL JUEGO DEL CALAMAR. EL REFLEJO DE LAS PASIONES HUMANAS EN UNA SOCIEDAD ACTUAL

ANSIEDAD EN PANDEMIA DE COVID-19

Algunas formas de ansiedad son por ejemplo la paranoia, caracterizada por la presencia de miedo y ansiedad a contraer el virus. Otra forma de ansiedad son las conductas obsesivas manifestadas por el lavado compulsivo de manos y de todo objeto que entrara a la casa.

Un lugar importante lo han jugado las depresiones derivadas de las grandes perdidas que todos hemos enfrentado: perdida de la cotidianidad de la vida, del trabajo, la limitante en la interacción con el otro —no abrazar, no besar, no visitar a los abuelos, no poder ver en persona a los amigos—. 

Igualmente, la posibilidad de acudir a la escuela en donde niños y adolescentes construyen su vida social y experimentan la separación de los padres, al menos por unas horas.

La manifestaciones de una depresión, no son únicamente el que la persona que la presente se muestre retraído, desganado, sin un interés por la propia vida. La depresión también se puede manifestar por medio de conducta agresivas, la hiperactividad, presentando conductas de riesgo en donde incluso se ponga en peligro la vida.

OTROS FACTORES

Pero no sólo la pandemia ha venido a impactar la salud mental de las personas, sino también el estar sumergidos en una sociedad contemporánea cada vez más injusta, desigual y violenta, y como esta sociedad igualmente altera la subjetividad del ser humano.

Pareciera que en la actualidad lo que esta presente en el medio ambiente es la destructividad. Representada no sólo por el incremento en la violencia —feminicidios, asaltos, asesinatos—. Sino que la naturaleza parece también ejercer su violencia sobre los humanos —temblores, huracanes, inundaciones, derrumbes, volcanes activos—-. Fenómenos provocados por el cambio climático generado por el ser humano.

Para enfrentar el malestar que provoca la sociedad actual —pandemia, violencia, inseguridad, desigualdad—, es necesario que el ser humano cuente con una estructura mental que le permita tener la fortaleza flexibilidad y la racionalidad necesarias para enfrentar los cambios que exige la emergencia sanitaria y los avatares de una sociedad contemporánea caracterizados por la destructividad.

En nuestro país, la salud mental de la personas tiene poca o ninguna atención por parte de sus líderes. Es un ferviente deseo de la que escribe que se vuelva una realidad el lema de este año de la OMS: “Atención mental para todos: hagámosla realidad”.

 

Por: Psic. Ma Elena Salazar P.