Despidiendo a una década

-Publicidad-

Si resumir un año en 5000 caracteres es complicado, resumir una década, lo es más. En estos años perdimos a grandes personajes como Steve Jobs, Nelson Mandela y David Bowie. Hagamos un poco de memoria, iniciamos la década sin conocer Instagram y criptomoneda era palabra conocida por muy pocos. En ese año, México y otros países americanos, celebramos el bicentenario de nuestra Independencia.

Fueron las palabras: movimiento telúrico las que abrieron el año 2010 (y la década). El 12 de enero, un potente terremoto, de siete grados de magnitud, devastó Haití, dejando a su paso una ciudad deshecha, pánico entre la población y más de 200 mil muertos. A la fecha, la isla no se ha podido recuperar totalmente de esta tragedia. Poco más de un mes después, el 27 de febrero, un terremoto de 8.8 sacudió a Chile y Argentina, dejando como saldo 524 muertos, centenas de heridos y fuertes pérdidas económicas. Afortunadamente, meses más tarde, rescate sería la palabra del momento, por el asombroso salvamento de los 33 mineros que pasaron 70 días bajo los escombros de la Mina San José, en Chile, con el mundo entero pendiente de ellos.

-Publicidad-

Una de las palabras que marcaron el año 2011 fue el nombre de una central nuclear: Fukushima. El 11 de marzo, un terremoto de magnitud 9 grados, sacudió la costa de Japón, el movimiento telúrico provocó un tsunami con olas de hasta 40 metros de altura. Estos fenómenos ocasionaron que se perdiera el suministro eléctrico en la central nuclear de Fukusima. Sin ésta, los sistemas de refrigeración fallaron y se fundieron tres de los reactores nucleares. Una verdadera tragedia. A la fecha, los niveles de radiación siguen siendo altos. En ese año nos despedimos de la cantante Amy Winehouse, que murió con apenas 27 años. También nos despedimos de Steve Jobs, fundador de Apple, visionario en toda la extensión de la palabra y fuente de inspiración para muchos. 

Ciencia fue la palabra para 2012, por primera vez en Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) del Consejo Europeo de Investigación Nuclear, (CERN) se pudo observar el bosón de Higgs (partícula de Dios) por primera vez. En ese año, Barack Obama fue reelecto como presidente de Estados Unidos.

 2013 nos sorprendió con la renuncia del papa Benedicto XVI (hoy obispo emérito) cosa que no se había visto en los últimos 700 años. No solo eso, sino que por primera vez, un americano Jorge Mario Bergolio (Papa Francisco), ocupó la silla de San Pedro. El año siguiente, 2014 no dejó a un lado el dramatismo. El Rey Juan Carlos abdicó a la corona española y el grupo terrorista Estado Islámico (o ISIS) comenzó a tomar control de una gran área en el norte de Irak y también en el nordeste de Siria. El brutal asesinato del periodista James Foley, aterrorizó al mundo. El terror continuó, desafortunadamente en 2015, cuando dos pistoleros ingresaron a las oficinas del semanario francés Charlie Hebdó, dejando a 12 personas muertas y 11 heridas. Fue también en ese año que el Chapo escapó de su celda en la prisión del altiplano y un terremoto  asoló a la ciudad de Katmandú en Nepal. En términos económicos, Europa sufrió una auténtica “tragedia griega”, que llegó a cuestionar la estancia de Grecia en la Unión Europea. El tan temido “Grexit” no resultó ser más que un susto y una antesala para el terrible “Brexit” del siguiente año. En 2016, Ziggy Stardust, el gran David Bowie, uno de los músicos más influyentes del siglo XX, nos dejó definitivamente. El Reino Unido decidió en un referéndum que no quería continuar como miembro de la Unión Europea y en Estados Unidos Donald Trump fue electo presidente, venciendo a la candidata demócrata Hillary Clinton. A la fecha, todavía no se ha podido concretar la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la Cámara de Representantes de Estados Unidos solicitó la destitución del presidente Trump.

2017 le trajo a México dos palabras: sismos y solidaridad. Durante el mes de setiembre vivimos la tragedia, y a la vez, fuimos testigos, de la fuerza de la unión y el poder de la solidaridad. A nivel mundial, se sufrieron diversos atentados terroristas en Barcelona, Londres, Istambul o Estocolmo. 

El 2018 fue un año electoral para México y estuvo marcado con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.  En Francia, las protestas de los chalecos amarillos en contra del aumento de los combustibles marcaron el año. Las protestas también marcarían el último año de la década. En 2019, Chile, Ecuador, Bolivia, Colombia vivieron su “primavera latinoamericana” como las llamamos algunos. Un año marcado por el fuego también, en sentido literal. En abril se incendió el techo de la Catedral de Notre Dame y en agosto, los incendios del Amazonas pusieron en peligro el hábitat de miles de especies. 

Te puede interesar | Crean el hashtag #LaRosaDeGuadaLopez y se burlan de los “milagros” de AMLO

¿Qué nos depara la siguiente década? Imposible saberlo, pero espero que sea una década en donde las palabras: paz, seguridad, prosperidad y abundancia estén presentes en la vida de todos.

Buen domingo a todos y mis mejores deseos para esta década que comienza.

Espero tu opinión en mi cuenta de Twitter @FernandaT o en mi correo: [email protected]