“¡DECÍDETE!”

-Publicidad-
“El riesgo de una decisión equivocada es preferible al terror de la indecisión”, Maimónides
En incontables ocaciones no sabemos qué hacer. Elegir y sus consecuencias, son muchas veces más difíciles de lo que parecen. Estar frente a dos opciones y no saber cuál es lo más conveniente, es una agonía. 
Hay muchos buenos consejos sobre tomar decisiones. Lo primero es tener calma para ello. El tomar decisiones permanentes basado en emociones pasajeras o sin mayores fundamentos, resultan en errores gravísimos.
En otras ocasiones tendremos que tomar decisiones basadas en nuestro instinto y buen juicio, sin ninguna garantía del resultado. De una cosa podemos estar seguros: no tomar decisiones, cuando debemos hacerlo es, sin duda, la peor decisión.
Un buen ejemplo de lo anterior, es el del ejecutivo Dick Rowe, ejecutivo de la empresa Decca Records, quien consideró en 1962 que los grupos con guitarra estaban fuera de moda.
Así que después de escuchar la grabación de un grupo que había audicionado un mes antes, decidió no contratarlos. El grupo que no contrató Rowe, entonces se llamaba “The Silver Beatles”, firmó tiempo después, ya con el nombre de The Beatles con Parlophone (de EMI Records), proporcionando ganancias millonarias a la empresa.
El error de Dick Rowe fue monumental; al igual que el error de 15 casas editoriales que rechazaron la primera novela de Harry Potter. En nuestras vidas quizá no hagamos errores tan sonados, pero a mayor o menor medida, no estamos exentos de hacer malas elecciones.
Leí hace poco que Jeff Bezos, creador de Amazon, tiene un método para tomar decisiones. Les llama puertas de un solo sentido (tipo 1) o puertas de dos sentidos (tipo 2).
Las puertas de un solo sentido son decisiones irreversibles, en las que ya no hay vuelta de hoja. Por ejemplo un divorcio, vender una compañía o dejar un empleo. Este tipo de decisiones requieren tiempo, reflexión e información.
Una puerta de dos sentidos es una decisión que puede revertirse, por lo que puede tomarse rápidamente; ya que el verdadero problema es quedarnos paralizados por el miedo a equivocarnos ante las decisiones que pueden revertirse.
De acuerdo con Bezos, es común pensar que cada decisión es extremadamente importante, que el fracaso está a solo una decisión equivocada de distancia. Pero no es así como funciona el éxito. Toda persona de éxito ha cometido una serie de errores.
Si queremos tener más éxito, cada vez que haya que tomar una decisión, primero tomemos una decisión más importante: decidamos si se trata de una decisión de tipo 1 o de tipo 2. Si estamos en el segundo supuesto, tomemos esa decisión rápidamente.
Buen domingo a todos
Para saber más da click aquí 
Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o en mi correo: [email protected]