Con Ley de Austeridad AMLO tendrá “partida secreta”, acusa oposición

La oposición acusó que el mandatario tabasqueño tendrá “una partida secreta”, ya que los ahorros de este ordenamiento se destinarán a donde lo determine el

Especial
-Publicidad-

El pleno de la Cámara de Diputados avaló este martes la Ley Federal de Austeridad Republicana, con el cual prohíbe a los funcionarios públicos de alto nivel trabajar en la iniciativa privada en los siguientes 10 años después de dejar su cargo a fin de evitar conflictos de interés.

-Publicidad-

La minuta fue aprobada en lo general con 321 votos a favor y 124 en contra.

Para ello, los diputados aceptaron las modificaciones hechas por los senadores, y el articulo 24 el cual precisa que los servidores públicos que ocupen un puesto superior jerárquico y tenga información privilegiada no puedan trabaje en la iniciativa privada por lo menos en 10 años.

Te puede interesar | AMLO presiona a jueces por Santa Lucía, acusa #NoMásDerroches

Dentro de la iniciativa se contempla crear un mecanismo de operación y evaluación, a través de un Comité, el cual fijará las bases y los mecanismos para su ejercicio. Además de la regulación de los fideicomisos gubernamentales, lo cual haría la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sin embargo, uno de los artículos polémicos de esta ley está en el 61 pues las bancadas de oposición acusaron que el mandatario tabasqueño tendrá “una partida secreta”, ya que los ahorros de este ordenamiento se destinarán a los programas sociales o a donde lo determine el titular del Ejecutivo Federal.

Con información de El Universal y Político.mx

Actualización:

La Cámara de Diputados aprobó esta noche en lo general y en lo particular la creación de la Ley de Austeridad Republicana y reformar las leyes General de Responsabilidades Administrativas, y Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Con 272 votos a favor, 154 en contra y tres abstenciones los legisladores avalaron los ajustes que hizo el Senado a esta inciativa para aplicar una restricción de 10 años en los que los altos funcionarios públicos tendrán prohibido trabajar en empresas a las que hayan supervisado, regulado o de las que hayan tenido información privilegiada después de separarse de sus cargos.

Ahora el dictamen pasará al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Con información de La Razón.