Asesinar en legítima defensa será legal en Coahuila

El Congreso Estatal reformó el artículo 57 del Código Penal para poder otorgar este modo de protección a la ciudadanía

Coahuila
Especial
-Publicidad-

El Congreso de Coahuila, por medio de una reforma al Código Penal del Estado aprobó una iniciativa, donde asesinar en legítima defensa será legal, por lo que no podrá penalizarse. 

Sin embargo, se deberá “acreditar que el presunto responsable invadió ilegalmente la propiedad y tuvo la intención de causar daño al propietario, su familia o bienes, y que no demostró intenciones de huir o escapar del lugar para suspender la agresión inicial”, dicta la propuesta. 

Dicha propuesta fue presentada por el diputado local, Juan Carlos Guerra, y se avaló con la reforma al 57 del Código Penal de la entidad. Respecto a ella, el legislador sostuvo que se creó con la necesidad de que los coahuilenses cuentes con leyes que les garanticen defender su vida ante el incremento de la delincuencia.

Cabe señalar, que la figura de la legítima defensa privilegiada ya estaba contemplada en Código Penal local; no obstante sólo amparaba cuando se causaba daño a una tercera persona, pero ahora se añade que se acredite la defensa propia cuando se provoque una lesión o se prive de la vida a un tercero. 

“Se considerará que obra en defensa legítima privilegiada, quien cause cualquier daño, lesión o prive de la vida a un extraño, siempre y cuando éste sin motivo lícito realice una conducta, o emplee un medio físico o porte un arma, que involucren un peligro para la vida o la integridad corporal para quien causa el daño o para otra u otras personas del lugar donde el extraño penetra o intente penetrar”, estipula, con la respectivas modificaciones el numeral 57 del Código Penal. 

En caso de que se cumplan los supuestos, si se tiene la  sospecha de una mala utilización de dicha figura, el Ministerio Público tiene la potestad de decretar que quien produjo el daño no obró en defensa propia, por lo que el defensor tiene la obligación de probar plenamente los hechos.

En consecuencia, ya le corresponderá al juez analizar y dictaminar a quién asiste la razón. 

Con información El Sol de México