¡ALTO AL CRIMEN DE ESTADO CONTRA NIÑOS!

El Universal

En el México de López Obrador, los niños y las mujeres son algunos de los sectores sociales más vulnerables y peor atendidos por las instituciones del Estado.

En especial las niñas y los niños mexicanos viven uno de los peores momentos en la historia; enfrentan abandono y desinterés oficial; son víctimas  de los efectos perniciosos de la pandemia –como la orfandad y la carencia educativa–, pero sobre todo son blanco de las bandas criminales.

Y es que hoy en México, ser niño es sinónimo de marginación en todos los rubros; seguridad, salud, bienestar, educación y futuro.

Pero acaso la peor noticia es que en la mayoría de los casos las niñas y los niños mexicanos son víctimas de intolerables crímenes de Estado.

Es decir, que el desdén oficial y el “valemadrismo” del gobierno federal empujan las tragedias cotidianas contra las niñas y niños de todo el país.

Y el ejemplo más visible, como todos saben, son los miles de niños víctimas de cáncer, muchos de los cuales han muerto a causa de un criminal desinterés oficial.

Pero vamos por partes.

Un crimen de Estado es toda acción ilegal lanzada contra los ciudadanos y cometida por uno o más agentes del Estado.

El crimen de Estado lo cometen no sólo quienes desde el poder ordenan una acción ilegal que lesiona los derechos ciudadanos, sino que son corresponsables de un crimen de Estado aquellas autoridades omisas, indolentes o ineficaces.

Y en el gobierno de Obrador, como ya se dijo, uno de los mayores crímenes de Estado se comete contra los niños en general –niñas y niños–, de manera particular en las regiones más pobres y de mayor violencia.

Peor aún, a causa de la pandemia y de violencia creciente, los niños mexicanos han visto reducir sus derechos y libertades y cada día son más las víctimas de las bandas criminales.

Han perdido el derecho a una familia, a educación, salud, vivienda y derecho al juego, además de que son empujados de manera creciente a la criminalidad, ante la mirada indolente de un gobierno federal al que nada le importan.

¿A quién, en México, le importan los niños?

No le importan a López Obrador y menos a su gobierno.

Y si lo dudan, vamos a un repaso de los peligros que enfrentan las niñas y niños en México y que nada hace el gobierno para impedirlo.

1.- Carencia de salud. En este rubro aparecen el cáncer infantil, que es la segunda causa de muerte en México, sólo después de los accidentes.

Estimaciones de la SSA señalan que el universo de niños con cáncer en México alcanza los 20 mil casos. 

Según la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) del 11 de diciembre de 2019 al 11 diciembre de 2020 se registraron 2 mil 190 decesos de menores de edad, causados por la detección tardía de la enfermedad, por la falta de acceso oportuno a medicamentos y tratamientos médicos y las complicaciones propias de la enfermedad.

Otras estimaciones señalan que el número de niños enfermos de cáncer que perdieron la vida en los primeros 30 meses del gobierno de López Obrador supera los 5 mil.

Pero la tragedia es mayor si vemos el impacto que tendrá la cancelación del Seguro Siglo XXI, que atendía a cuatro millones de niños de escasos recursos, en todo el país.

Pero hay más. La cancelación de las 9 mil 200 Estancias Infantiles para ayuda a madres trabajadoras, decretada por López Obrador a principio de 2019, dejó sin educación elemental a casi 500 mil niños y sin posibilidad de trabajo a igual número de madres.

A esa tragedia se debe agregar la cancelación de Escuelas de Tiempo Completo que daban igualdad a miles de niñas también en todo el territorio nacional.

Y la pandemia también arroja una cifra escalofriante de niños muertos.

Entre el 12 de abril de 2020 y el 18 de julio de 2021, al menos 588 menores murieron en México por COVID, según la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

2.- Orfandad. Un reciente estudio de la revista científica The Lancet, México es el país en el que más niños han perdido a alguno de sus padres o tutores debido a la pandemia de Covid-19.

Del 1 de marzo de 2020 al 30 de abril de 2021, en México un total de 131 mil 325 menores de 18 años quedaron en la orfandad al morir por el virus sus cuidadores principales, que pueden ser padre o madre.

Sin embargo, los datos también revelaron que, en el mismo periodo, un total de 203 mil 549 menores perdieron por el coronavirus a sus padres, abuelos, cuidadores primarios o secundarios, es decir, las personas que vivían con ellos. 

3.- Reclutamiento por el crimen organizado. Según el más reciente informe de Reinserta AC, entre 2019 y 2021 el crimen organizado habría reclutado a por lo menos 100 mil niños en todo el país.

Según dicha organización los niños corren mayor riesgo de violencia criminal en los estados de Baja California, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Sinaloa, Guanajuato, Chiapas, Chihuahua, Oaxaca, Michoacán, Morelos, Nayarit, Zacatecas.

La mayoría de esas entidades hoy gobernadas por el partido Morena.

4.- Desplazamiento forzado. Según el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno –que monitorea las familias de todo el país que son desplazadas por algún tipo de violencia–, sólo en 2021 se detectaron 9 mil 200 desplazamientos, con la movilización de 357 mil personas.

De ese total, por lo menos el 10 por ciento son niños; es decir 35 mil niños a los que les arrebataron su derecho a la vivienda.

5.- Violencia y crimen. De acuerdo con la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) de enero a octubre de 2020, unas 10 mil 200 personas de entre 0 y 17 años fueron víctimas de lesiones; mil 971 de homicidio; mil 426 de corrupción de menores; 221 de trata de personas; 163 de extorsión; 93 de feminicidio; 92 de rapto y 68 de secuestro.

La misma fuente señala que 63% de las niñas y niños han experimentado disciplina violenta en México, que se agudizó en el último año con la pandemia.

Tan sólo del 1 de enero al 10 de diciembre de 2020, hay por lo menos 3 mil 225 niñas, niños y adolescentes desaparecidas.

Y volvemos a preguntar: ¿A quién, en México, le importan los niños?

Está claro que no le importan a López Obrador, tampoco a su partido, menos al Congreso y no se diga a la Corte.

Sí, los niños son el sector social más relegado en el gobierno de Morena.

Al tiempo.

Te recomendamos: ¡ESPIABAN A AMLO: HOY FISGONEAN PARA AMLO!