A propósito del huracán ‘Hanna’, 4T acabó con fondo para emergencias

Antes de la 4T, el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios contaba con 297 mil 700 millones de pesos, pero al final de este año solo tendrá 30 mil millones

4T se acaba el fondo de emergencias
Foto: Milenio
-Publicidad-

El pasado fin de semana el huracán ‘Hanna’ golpeó con fuerza los estados del noreste del país, dejando severas inundaciones y cobrando la vida de varias personas.

Sin embargo, desde el pasado mes de abril se dio a conocer la noticia de que la administración de Andrés Manuel López Obrador estaba por acabarse el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP).

Cabe recordar que al inicio de la “Cuarta Transformación”, el fondo de emergencia —que se creó en diciembre del año 2000— contaba con 297 mil 700 millones de pesos. Asimismo, estos recursos tienen la función de compensar los faltantes en el gasto derivados de una menor recaudación.

No obstante, del saldo que se fue acumulando con los ingresos excedentes de ejercicios fiscales pasados, la actual administración gastó, solo en 2019, 125 mil millones de pesos para cubrir los faltantes en el gasto.

De acuerdo con información del gobierno federal, 20 mil millones de peso se usaron para comprar la cobertura petrolera de 2020.

Mientras que para este año la Secretaría de Hacienda contemplaba usar 128 mil millones de pesos, de dicho fondo, para compensar el hueco fiscal de 297 mil millones de pesos que provocará la pandemia por COVID-19.

Incluso, la dependencia que titula Arturo Herrera advirtió, en los Precriterios de Política Económica para 2021 que envió al Congreso, que al cierre de este 2020 del fondo solo quedarán 30 mil millones de pesos “para hacer frente a alguna otra contingencia”.

Es alarmante que la administración obradorista prácticamente se haya acabado el fondo de emergencias, pero gracias a su ineptitud a la hora de recaudar impuestos y por su obsesión en querer rescatar a una empresa como Pemex.

Pero, como siempre, los que más van a padecer esta irresponsabilidad del gobierno son los ciudadanos, que ahora no solo deben batallar con la emergencia sanitaria sino también con los desastres naturales.

Con información de El Sol de México