Reelección, una práctica común entre morenistas

AMLO ha afirmado que no se reelegirá, pero cuatro de los principales integrantes de Morena ya lo están haciendo, o lo quieren intentar

-Publicidad-

“Sufragio efectivo no reelección”, fue el lema de campaña de Francisco I. Madero, en 1910, mismo con el que intentó acabar con el “Porfiriato”, periodo en en el que Porfirio Díaz, el cual duró 30 años.

Esa máxima ha sido mencionada, un sin fin de veces, por el presidente Andrés Manuel López Obrador, incluso ha prometido que no intentará reelegirse, y hasta firmó un documento ante notario público para que no haya dudas. Aunque sí se han generado algunas.

-Publicidad-

Te puede interesar |  ¿No que no? Manuel Velasco alista su regreso al Senado

Sin embargo, varios integrantes de Morena han intentado mantenerse por más tiempo en sus diferentes cargos públicos, acción que ya generó confrontaciones dentro y fuera del partido oficial.

Martí Batres: Buscó reelección en la Mesa Directiva del Senado

El senador de Morena, ex titular de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, intentó mantenerse un cargo por un año más, pero no ganó la votación interna, según él, por culpa de su colega y compañero Ricardo Monreal; en su lugar quedó la legisladora Mónica Fernández. 

Que Batres Guadarrama no haya sido electo para un segundo periodo ha creó el primer gran conflicto interno de Morena, como partido en el poder, en el que sutilmente tuvieron que intervenir AMLO y la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky, con tal de mitigar el alboroto.

A pesar de que Martí Batres impugnó la elección, ésta fue rechazada y el fin de semana pasado tomó protesta como presidenta de la Mesa Directiva, Fernández Balboa, también de Morena.

Yeidckol Polevnsky: Busca reelegirse en la dirigencia de Morena

La actual dirigente nacional de Morena, ha manifestado, en más de una ocasión, sus intenciones que seguir dirigiendo al partido por un periodo más, cosa que no han tomado de buena manera algunos de sus compañeros. 

Ya es un hecho que contendrá en noviembre próximo por mantenerse en la dirigencia del partido — y hasta el momento su principal adversario es el diputado Mario Delgado, que también busca ser el presidente de dicha fuerza política. 

Incluso, Polevnsky ha declarado que esta “no sería una reelección”, ya que ella fue electa como secretaria general.

“No, yo no me voy a reelegir, porque a mí me eligieron como secretaria general y reelegirme sería que voy otra vez como secretaria general; no, si yo voy, voy a ir por la presidencia (…) espero que los resultados de mi trabajo me avalen”, así trató de explicar su probable reelección.

Jaime Bonilla: Su reelección en la “Ley Bonilla” 

Lo de Jaime Bonilla, gobernador electo por Morena de Baja California, raya lo absurdo, lo anticonstitucional y lo antidemocrático; pues él solo fue elegido por un periodo de dos años, y gracias al Congreso local su mandato se amplió tres años más.

Cabe señalar, que tanto los partidos de oposición, así como el Instituto Nacional Electoral (INE) han acusado que el mandato de Bonilla es una clara violación a los proceso electorales y democráticos del país, pero eso no ha sido suficiente para detener esta bizarra elección de gobernante.

Solo resta esperar que la Suprema Corte Justicia de la Nación (SCJN) estudie el caso y, con un poco de sentido común en su sentencia, rechacé la extensión de mandato que solo beneficia a Bonilla, ya que hasta el momento solo ha atentado en contra de los bajacalifornianos.

Porfirio Muñoz Ledo: Busca reelección en la Mesa Directiva del Congreso 

En lo que va de esta “Cuarta Transformación” el veterano político Porfirio Muñoz Ledo ha demostrado una mesura que le ha faltado a otros integrantes de Morena; incluso ha criticado decisiones del presidente y su gabinete.

Sin embargo, tomó a muchos por sorpresa cuando anunció que tenía intenciones de seguir como presidente de la Cámara de Diputados, acción que todavía no se consuma, pues la Mesa Directiva, que ya quedó instalada, definirá su futuro el próximo 5 de septiembre.

Sin embargo, es altamente probable que se vuelva a rechazar la propuesta del PAN —partido al que le tocaba dirigir la Mesa Directiva de acuerdo con la Ley Orgánica del congreso— y se quede el octogenario legislador por un año más como líder del palacio de San Lázaro.