¿Qué pasa si los países rechazan a los embajadores propuestos por AMLO? Esto debes saber

Ante polémicas propuestas, muchos mexicanos se preguntan ¿qué pasa si los países rechazan a los embajadores propuestos por AMLO?

¿Qué pasa si los países rechazan a los embajadores propuestos por AMLO? Esto debes saber
Foto: Vanguardia de Veracruz

Ante polémicas propuestas, muchos mexicanos se preguntan ¿qué pasa si los países rechazan a los embajadores propuestos por AMLO?

Apenas el 17 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador, por medio de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), confirmó 16 designaciones para Representaciones de México en el Exterior, ya sea como embajadores o cónsules.

Entre los designados se encuentran: el historiador Pedro Salmerón, como embajador de México en Panamá; Carlos Miguel Aysa, exgobernador de Campeche, a la embajada de México en la República Dominicana, y Claudia Pavlovich, exgobernadora de Sonora como cónsul en Barcelona, España.

Sin embargo, la polémica se centró en el Salmerón, quien en diversas ocasiones ha sido señalado y denunciado por acoso sexual contra estudiantes del ITAM e integrante del partido Morena.

-Publicidad-

Aunque otro caso que ha llamado la atención es el del exgobernador de Sinaloa Quirino Ordaz, quien AMLO propuso para ser embajador de México en España. Sin embargo, el nombramiento no se ha dado de manera oficial; incluso, ha trascendido que existe una demora intencional por parte del gobierno ibérico para concederle el beneplácito por las críticas de López Obrador hacia la nación europea.

Ante medios de comunicación, Erika Mouynes, canciller de Panamá, se limitó a decir el pasado martes, que su país ya había comunicado, de manera formal, su postura ante la designación del historiador mexicano; quien ha sido defendido por López Obrador, argumentando que no existe una denuncia formal en su contra.

Pese a las polémicas de Salmerón y Ordaz, resulta complicado que tanto las autoridades de España como Panamá, respectivamente, los rechacen públicamente. Pues de acuerdo con Iliana R. Santibáñez, abogada e internacionalista y profesora-investigadora de Derecho Internacional en el Tec de Monterrey, es más fácil que se dé un diálogo directo entre cancillerías, para no generar molestias en la política bilateral.

Aparte del beneplácito que deben conceder los Estados, la diplomacia y su representación descansan en una teoría que se llama “Teoría del Interés de la Función”, que implica que se nombran representantes para que puedan ejercer la representación de la política exterior sin obstáculos, sin tropiezos.

¿Qué ocurrirá con Pedro Salmerón?

En el caso de Pedro Salmerón, quien aún cuenta con la presunción de inocencia —pues las demandas en su contra aún no han llegado a su fin para determinar la responsabilidad—, el Estado receptor sí podría decir: “No podemos recibir a esta persona porque estará más tiempo ocupada en sus asuntos privados que en los asuntos públicos que merece la atención de la relación bilateral”.

No obstante, un Estado nunca se va a pronunciar ni va hacer un juicio previo, sin que el propio estado mexicano, o aquél que esté enviando a alguien, haya tomado una postura.

Santibáñez le adelantó a Publimetro que es muy complicado que haya tensión en la relación bilateral o fricciones al interior si el otro Estado rechaza el nombramiento, porque previamente hay una consulta entre cancillerías, que casi siempre es privada.

Sobre los nombramientos de Salmerón y Ordaz, la experta consideró que el estado mexicano ya llevó a cabo un proceso de consulta previa para evitar que exista una molestia entre naciones, y que se pueda generar cierta inconformidad.

Solo en caso de que un Estado nombre a alguien sin la consulta previa, puede llevar a que le digan que no. Lo que generará malestar, que después puede convertirse en una especie de represalias.

“Ese Estado puede poner piedras en el camino y decir: ‘Cuando tú nombres a alguien, también te voy a negar en atención a que tú lo hiciste con mi representante’. Este juego perverso podría darse y el Estado no tiene porqué justificar por qué no quiere a tal o cual personaje, lo cual también es una prerrogativa de la diplomacia”, explicó.

Ahora ya se sabe qué pasa si los países rechazan a los embajadores propuestos por AMLO. Difícilmente se romperán las relaciones bilaterales.

Con información de Publimetro

JZ