¿Por qué Díaz-Canel, presidente de Cuba, se considera un “dictador”?

Miguel Díaz-Canel fue el elegido de Raúl Castro para sucederlo en el poder, pero solo bastaron una seria de protestas para mostrar su lado dictatorial

Díaz-Canel, el dictador
Foto: Infobae

El pasado mes de abril, Miguel Díaz-Canel fue elegido por el Partido Comunista de Cuba como presidente para suceder a Raúl Castro y también ser primer secretario de dicha organización.

Cabe señalar que con la llegada de Díaz-Canel al poder en la isla, se ponía fin a 60 años en el poder de los hermanos Fidel y Raúl Castro, quienes desde 1959 encabezaron la revolución izquierdista que terminó por derrocar al otrora dictador Fulgencio Batista.

Te puede interesar | El dictador cubano Díaz-Canel sí emitirá un mensaje en el desfile militar de México

“Díaz-Canel no es fruto de la improvisación sino de la cuidadosa selección de un joven revolucionario que tiene todo lo que se requiere para ser ascendido a altos cargos”, dijo Raúl Castro durante la presentación del nuevo presidente cubano.

A pesar de que Miguel Díaz-Canel es más joven que toda la vieja guardia revolucionaria cubana, no ha mostrado intenciones de innovar las políticas de desarrollo en la isla, misma que gracias a la pandemia de Covid-19 perdió su principal fuente de ingresos: el turismo.

-Publicidad-

Además, varios expertos han advertido que el político solo continuará con las acciones de sus antecesores, como lo es reprimir al pueblo y no dar una mayor apertura económica, lo cual justifican con el vetusto bloqueo que les ha impuesto el gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de llevar poco tiempo en el poder Miguel Díaz-Canel ya ha sido considerado un dictador, sobre todo tras las fuertes protestas registradas en la isla el pasado mes de julio.

Cabe señalar que los cubanos tomaron las calles por las severas crisis económicas y de salud que sufren, mismas que no han sido resueltas por el gobierno. Al contrario, cualquier acción de inconformidad fue severamente reprimida con militares —sí, como todo una dictadura.

Incluso, durante un discurso para intentar apaciguar los ánimos, en lugar de buscar el diálogo, Díaz-Canel convocó a salir a las calles a defender la revolución

“Convocamos a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la Revolución en todos los lugares. Las calles son de los revolucionarios y el Estado tiene toda la voluntad política para dialogar, pero también para participar. No vamos a entregar la soberanía, ni la independencia de esta nación. Tienen que pasar por encima de nuestro cadáver si quieren tumbar la Revolución”, aseveró en julio Canel.

Organizaciones internacionales advierten

Debido a las constantes violaciones a los derechos humanos de los cubanos inconformes, así como la censura y agresiones que sufrieron algunos periodistas durante las manifestaciones, diversas organizaciones civiles condenaron estos actos.

Una de las primeras ONG que alzó la voz fue Amnistía Internacional por los ataques de militares contra periodistas y fotógrafos en las calles de Cuba.

Mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el “uso de la fuerza, detenciones, agresiones a manifestantes y periodistas, además de cortes de la señal de Internet” así como “reacciones estigmatizantes por parte de altas autoridades contra personas que se manifiestan”.

Por su parte, la Organización de Estados Americanos, en voz de su titular Luis Almagro reconoció “el legítimo reclamo de la sociedad cubana por medicinas, alimentos y libertades fundamentales”. Al tiempo que condenó el régimen dictatorial cubano “por llamar a civiles a reprimir y a la confrontación contra quienes ejercen sus derechos de protesta”.

Solo bastó una manifestación del pueblo cubano para que Miguel Díaz-Canel sacará a la luz su lado de dictador. Por lo que nada ha cambiado en aquella nación.

Con información de BBC Mundo, El Economista y La Razón

JZ