¡Nace reforma educativa en Oaxaca y muere la CNTE..!

-Publicidad-

El pasado sábado, en lo que parecía un clásico “albazo”, el Congreso de Oaxaca finalmente aprobó la armonización de la reforma educativa con la legislación de ese estado.

Como se recuerda dicha homologación había sido imposible debido a multitudinarias movilizaciones por parte de la Sección 22 de la CNTE, las cuales literalmente paralizaron las actividades en esa entidad y significaron un dolor de cabeza para las autoridades federales por la extraordinaria capacidad de movilización del magisterio disidente contra la reforma educativa.

-Publicidad-

Sin embargo -y contra las movilizaciones de hace por lo menos un año-, la aprobación de la reforma educativa en el Congreso de Oaxaca se llevó a cabo sin mayores incidentes.

Si acaso medio centenar de maestros se movilizaron en los días previos para intentar detener el proceso legislativo. Y resultó paradójico, por ello, que hoy la Sección 22 de la CNTE no es, por mucho lo que fue.

En otras palabras que con la aprobación de la reforma educativa por parte del Congreso de Oaxaca, sin que se registraran las clásicas protestas magisteriales, se confirma lo que parecía imposible hasta hace unos meses; la muerte de la Sección 22 de la CNTE, como la conocimos en sus momentos de gloria.

¿Pero qué ha pasado con la beligerante sección magisterial de Oaxaca?

Resulta que en materia educativa el gobierno federal propició un cambio radical luego de permanecer durante años atrapado en el chantaje de la CNTE y su extraordinaria capacidad de movilización.

Es decir, que en los últimos 30 años la Coordinadora se convirtió en una eficiente maquinaria de chantaje y depredación del dinero público con el pretexto de la educación, en Oaxaca y en entidades como Chiapas Guerrero y el Distrito Federal.

La dirigencia de ese sector magisterial también tenía sometidos a su agremiados; los maestros a quienes secuestró a cambio de prebendas, corrupción, venta y simulación de plazas.

Como recuerdan, fue tal el poder de la CNTE, que sometió al gobierno de Oaxaca, paralizó toda la actividad comercial de esa entidad en repetidas ocasiones y a nivel nacional se dio el lujo de colapsar a la capital del país.

Todo porque la mafiosa dirigencia de la CNTE se negaba a dejar las prebendas y la corrupción amparadas en un supuesto magisterio disidente.

Por todo ello el gobierno federal cambió de estrategia; cambió de secretario de Educación, modificó su trato institucional con los maestros disidentes e impulsó una audaz estrategia que contenía un poderoso misil contra las corruptelas de la CNTE en Oaxaca.

Y es que el gobierno federal le arrebató a la CNTE el poderoso IEEPO, y con ello, rompió el circulo perverso del dinero público utilizado para la movilización magisterial.

Pero además, con la implantación de un nuevo esquema de carrera magisterial y la evaluacion de los docentes dejó en manos de cada maestro su futuro, su desarrollo y capacitación.

Es decir, que con el nuevo esquema de la reforma educativa los maestros de la CNTE que permanecían secuestrados, recuperaron su libertad y al recobrar su libre albedrío, los maestros de la CNTE se sacudieron la tutela sindical.

Dicho de otro modo que hoy la CNTE no es ni la sombra de lo que fue en Oaxaca. Incluso se podría decir que ha muerto.

Al tiempo.

Tomado de La Silla Rota