LA RESISTENCIA AL USO DEL CUBREBOCAS

LA PANDEMIA

Iniciaba el año de 2019 cuando los mexicanos empezábamos a vivir una situación inédita, nos enfrentábamos al acecho de un enemigo que no podíamos ver a simple vista pero que atacaba de manera despiadada al ser humano llegando a provocarle la muerte; el SARS-Cov-2 había llegado a México.

Es entonces que se empieza a hablar de una nueva normalidad caracterizada por el encierro, en donde el internet se convirtió en el medio a través del cual se podía seguir trabajando, estudiando y teniendo contacto con familiares y amigos.

También se volvieron relevantes las medidas de prevención como el lavado frecuente de manos, la denominada sana distancia que nos alejó del contacto humano e integrar a la vestimenta diaria el uso del cubrebocas del cual los expertos han resaltado su uso para evitar los contagios.

Pero, ¿por qué a numerosas personas le ha costado tanto trabajo adaptarse al uso del cubrebocas, a mantener la sana distancia y en general a seguir las medidas de prevención?

Charles Darwin en su tiempo y derivado su teoría de la evolución declaro: “no es el más fuerte ni más inteligente el que sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios”.

Según diversos expertos, la capacidad de adaptación contiene una serie de funciones mentales como la percepción, la memoria, la motricidad, la capacidad de síntesis y de asocian que serán instrumentos del ser humano para poder reflexionar y así resolver los conflictos que se presentan entre sus deseos y el medio ambiente.

Cuando la pandemia inició, la negación fue un mecanismo de defensa que diversas personas utilizaron para poder enfrentar una situación que parecía de ciencia ficción y por lo mismo difícil de creer; un virus nos atacaba y estaba matando a muchas personas.

Posteriormente se hizo presente la omnipotencia, “a mí no me va a pasar nada”, para después dar paso al cansancio que ha generado el encierro y el limitado contacto humano.

El discurso oficial plagado de información contradictoria respecto al desarrollo de la pandemia, así como la resistencia del líder de este país y los señalamientos negativos de los supuestos expertos hacia al uso del cubrebocas ha generado confusión y resistencia a seguir las medidas de prevención.

Por lo anterior es que se hace necesario que las personas hagan uso de su capacidad de adaptación, de reflexión y de análisis que los lleve a cuestionar el discurso oficial, acercarse a la información veraz y con convicción hacer uso de las medidas que los protegerán de un contagio.

La pandemia ha significado un gran reto de adaptación a esta nueva circunstancia pero a la que sin embargo, dentro de los cambios que nos hemos visto obligados a realizar, tengamos la posibilidad de seguir siendo productivos, de crear momentos de disfrute y si fuera necesario, apoyarse de los especialistas para manejar los conflictos emocionales.

Según la recientes cifras, el país está enfrentando un tercer repute de contagios, ante lo cual, la solución es sencilla, apelar a la inteligencia y la capacidad de adaptación de cada quien para hacer uso del cubrebocas y así evita contagios y contribuir a que se convierta en una realidad la conclusión de la pandemia.