LA DEPRESIÓN NUESTRA DE CADA DÍA

-Publicidad-

Un comando asesinó a 13 personas en un bar de Minatitlán –incluido a un niño de un año– el pasado Viernes Santo. Hace unos meses, en Salamanca Guanajuato tres o cuatro camionetas llegaron de madrugada al lugar, descendieron hombres encapuchados, se dirigieron a la puerta del centro nocturno llamado “La Plaza Men’s Club, y comenzaron a disparar.

Desde el inicio del presente gobierno el número de personas muertas por homicidio o atentados ha ido en aumento y contando.

-Publicidad-

Ahora bien, ¿qué tipo de emociones se enfrentan aquellas familias que pierden a un ser querido por una agresión vivida en las calles o en un centro de recreación?, ¿qué trastorno pueden desarrollar los habitantes de un país que genera inseguridad?

La depresión es un trastorno de las emociones que con mayor frecuencia se presenta en los seres humanos y es una de las fuentes más importantes que le provocan sufrimiento. Sus causas pueden ser variadas siendo la más común la exposición a un evento traumático o estresante que altera el equilibrio emocional y que demanda se pongan en juego mecanismos de adaptación a una nueva forma de vida (De la Fuente R. 1997).

Ejemplos de lo anterior son: presentar una enfermedad crónica o terminal, la perdida del empleo, desastres naturales, separación de alguna persona amada —pareja, padres o hijos—-, accidentes y la muerte de un familiar o de un ser querido.

Los síntomas de la depresión se manifiestan en diferentes niveles: en el afectivo se caracteriza por la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras —-anhedonia—-, perdida de interés por aquello que antes lo motivaba, sentimiento de culpa y angustia.

Se le considera a la disminución de la actividad el síntoma característico de la depresión, sin embargo, la hiperactividad suele hacerse presente y en algunas ocasiones acompañada de la agresividad, lo que puede disfrazar el diagnóstico de depresión.

En la esfera fisiológica, la depresión provoca alteraciones en el apetito por lo que la persona puede presentar cambios marcados en el peso corporal hasta llegar a la obesidad o baja patológica de peso.

Igualmente, puede haber alteraciones en el sueño y puede hacerse presente algún tipo de enfermedad o de dolor físico —-manifestaciones  somáticas—-.

En la esfera cognitiva, hay una disminución de la capacidad de pensar, de concentrarse y de prestar atención. Igualmente hay una transformación negativa de la imagen de si mismo, presentando una tendencia exagerada a la autocrítica y a la autodevaluación, predominando el pesimismo por  lo que se pueden presentar ideas suicidas.

Las manifestaciones de la depresión esencialmente están en relación con la tristeza, la inhibición y el auto-reproche, síntomas que tienen un determinado periodo de duración según la fortaleza de cada persona.

Sin embargo es importante señalar que la persona que se enfrenta a un evento traumático o estresante es indispensable que reciba el beneficio de un tratamiento completo, tanto farmacológicos como psicoterapéutico para superar la depresión.

En un país que no ofrece seguridad a sus habitantes que los lleva a vivir con miedo, por desgracia cada vez se hace más frecuente la depresión nuestra de cada día.