LA 4-T DEJA MORIR A NOTIMEX

-Publicidad-

El pasado 21 de octubre, la Agencia de Noticias del Estado, Notimex, cumplió ocho meses en huelga sin que se perciba voluntad política de la autodenominada “Cuarta Transformación” para terminar con el conflicto.

En este lapso, los trabajadores han padecido lluvias, frío, la llegada de la pandemia del Covid-19 y las constantes agresiones por parte de la directora general de Notimex, Sanjuana Martínez.

-Publicidad-

La huelga estalló el 21 de febrero de este año en demanda de respeto al Contrato Colectivo de Trabajo, revisión del mismo y la reinstalación de decenas de trabajadores que fueron despedidos sin justificación.

Pero la huelga es solo el punto climático de la gran crisis por la que atraviesa la agencia, la cual se agudizó desde el momento en que el presidente Andrés Manuel López Obrador nombró a Sanjuana Martínez como directora general.

Lo primero que hizo Sanjuana al llegar al cargo fue impulsar el periodismo militante dentro de la agencia, lo que implicaba usar la infraestructura de la misma para denostar a personajes críticos del nuevo gobierno.

Con ello, la nueva directora violó la Ley que Crea la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, cuyo artículo 6 dice: “Toda información que genere o transmita la Agencia por cualquier medio de comunicación, deberá realizarse con absoluta independencia editorial frente a cualquiera de los Poderes de la Unión o de las Entidades Federativas, y bajo los principios de veracidad, imparcialidad, objetividad, pluralidad, equidad y responsabilidad. Los servidores públicos de la Agencia deberán observar estos principios en el desempeño de su empleo, cargo o comisión”.

Al mismo tiempo, Sanjuana se dedicó a despedir trabajadores a diestra y siniestra, lo mismo reporteros, redactores o auxiliares, con el argumento de que en el Sindicato Unico de Trabajadores de Notimex –encabezado entonces por Conrado García—  había corrupción.

La directora se movió en la lógica del presidente de la República de eliminar todas las áreas en donde se detectaba corrupción, en lugar de sanearlas, sacar a los malos elementos y fortalecerlas.

Y al negarse a negociar con la nueva dirigencia sindical, encabezada por Adriana Urrea Torres, Sanjuana orilló a los trabajadores a tomar una decisión extrema, que no es en absoluto grata para ellos, que genera perjuicios para ambas partes y que fue la última opción que tenían: estallar la huelga.

Durante los ocho meses que han transcurrido desde el estallamiento, la directora ganeral ha violado en varias ocasiones la legislación al romper la huelga de diversas formas, al grado de que rentó unas oficinas para utilizarlas como sede alterna y transmitir desde ahí la información.

En todo este tiempo, las autoridades han sido omisas para sancionar esta conducta de Sanjuana, claramente violatoria del marco jurídico.

Fue hasta el pasado nueve de junio –cuatro meses después del estallamiento de la huelga– cuando la Junta de Gobierno de la Agencia le ordenó a Sanjuana Martínez suspender el servicio y acatar el laudo correspondiente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA).

Ese día se dio a conocer que Roberto Velasco Alvarez, vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores, asumiría la Presidencia de la Junta de Gobierno, lo que se interpretó como una señal de que el gobierno tenía interés en resolver el conflicto en el corto plazo. Pero ya pasaron otros tres meses y no se ve para cuando.

Notimex es un organismo gubernamental que arrastra un rezago en varios aspectos, producto de malas administraciones pasadas. Y ahora, tal parece que el gobierno de López Obrador pretende desaparecer la agencia en lugar de fortalecerla.

Con su tecnología atrasada, sin personal calificado –fueron despedidos los reporteros de mayor experiencia y los corresponsales extranjeros– y con una directora que hace periodismo militante, Notimex no está en condiciones de competir contra la inmediatez y la abundancia de información disponible en decenas de portales de internet y en las redes sociales.

Hasta marzo del 2019, Notimex tenía solo 449 suscriptores, una cifra ridícula para una agencia informativa que durante 50 años fue la agencia mexicana por excelencia, por no decir que la única, de la que se nutrían prácticamente todos los  medios mexicanos y varios del extranjero.

Urge el rescate de Notimex. Urge que se termine la huelga y que el gobierno impulse la modernización de la agencia para que vuelva a ser competitiva y cumpla con la función que tiene encomendada.

Lamentablemente, se observa nula voluntad política del gobierno para promover la solución del conflicto. Pareciera que el presidente de la República está pensando ya en el funeral de Notimex

OFF THE RECORD

**SENADOR A FUERZA

El ex gobernador de Tlaxcala, José Antonio Alvarez Lima, tendrá que hacer algo que no estaba en sus planes: regresar a su escaño en el Senado de la República.

Alvarez Lima tenía gozaba de licencia en virtud de su nombramiento como director general de Canal 11. 

Pero como su suplente, Joel Molina Ramírez, perdió la vida a causa del Covid, tendrá que regresar, de lo contrario, Morena se quedaría con un escaño menos.

Y en estos tiempos de obediencia ciega, un solo escaño vale mucho.

**GRILLERÍA EN SAN LÁZARO

La renuncia de Mario Delgado a la coordinación de la bancada de Morena en San Lázaro para asumir la dirigencia nacional desató la grillería.

Entre los apuntados para suceder a Mario en la coordinación están el eterno Pablo Gómez, la ex panista Tatiana Clouthier y Dolores Padierna.

Este jueves por la tarde habrá humo blanco.

[email protected]

twitter:@pepecontreras_m